1 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Con María Emma Mejía, UNASUR se atreverá a ir más allá de la integración comercial?

13 de abril de 2011
13 de abril de 2011

Una gestión que fue reconocida en Quito cuando el pasado 11 de marzo le fue entregada a María Emma Mejía –ex Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia- la Secretaria General de la Unión Suramericana de Naciones (UNSASUR), en reemplazo de emblemático ex presidente argentino Néstor Kirchner.

Desde el pasado mes UNASUR tiene nuevo retos. Un escenario político con actores diferentes. Tanto que hace pensar que llegó la hora que la integración debe ir más allá de la integración comercial y construir un bloque sólido que dialogue de “tú a tú” con Asia y Europa, los interlocutores con mayor dinamismo en el mundo globalizado de hoy.

La primera tarea de María Emma Mejía es hablar con cada uno de los presidentes de los países que conforman UNASUR con el propósito de examinar su política interna y externa que evite de entrada apagar cualquier “foco” de confrontación verbal mediática en los medios de comunicación y construir una agenda de integración con dimensión social, que pase a la consolidación de proyectos estratégicos en áreas como la educación, la sociedad del conocimiento, el empleo y una integración productiva, que se debe traducir en la capacidad de asociación a través de las pequeñas y medianas empresas de la región.

Si se da este paso, UNASUR y América Latina en su conjunto puede alcanzar una visibilidad y protagonismo de tal magnitud en el concierto internacional, que le daría un viraje al esquema de integración existente. ¿Cómo?. Sencillo. Le daría un nuevo “oxigeno” a MERCOSUR, la COMUNIDAD ANDINA y el CARICOM.

¿Dónde está la clave para alcanzar ese objetivo y la esperanza de los habitantes de Suramérica de mejorar su calidad de vida? Con una decisión de administración que tiene la oportunidad de liderar la señora María Emma Mejía. Complementar agendas. De esa manera se evitaría la superposición de proyectos.

La historia demuestra que ese ha sido el error. En el continente hay una tendencia a dejar incompletos los proyectos y no jugar hacia adelante. Construir un futuro con una mejor proyección integracionista, económica y social. Así sucedió cuando nació MERCOSUR y meses después se gestó UNSASUR.

Sí, María Emma Mejía con toda la experiencia que posee en el mundo de la diplomacia rescata este antecedente y lo mejora, se podría estar hablando en unos meses de un modelo suramericano comunitario que cree fórmulas intermedias de intergubernamentalidad y de seguimiento a los altos intereses de Argentina, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay y Perú.

Lo que se requiere como fórmula inmediata es un debate político abierto con el concurso de cada uno de los Congresos y de los ciudadanos. La integración sí. Pero si tanto discurso. Más acción y menos retórica. El mundo del siglo XXI actúa en bloques económicos. Son complementados con decisiones políticas. Ese es el punto clave, a debatir a lo largo y ancho del continente.

A propósito de este comentario usted que piensa: E mail [email protected]