19 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Caminos rurales, paso para grandes inversiones urbanas

2 de abril de 2011
2 de abril de 2011

Particularmente este último tipo de red vial es la que menos inversión tiene y la que se ve más afectada debido a los derrumbes o demás consecuencias del invierno, principalmente.

Es así como si se ofrecen recursos para el mantenimiento de las mismas, las poblaciones aledañas a las capitales de municipios como Quindío, Risaralda y Caldas se beneficiarán potencialmente.

“Para poder entender la importancia de la red terciaria hay que diferenciar entre dos tipos de infraestructura de transporte terrestre, los sistemas troncalizados y el transporte rural. Cuando se habla del transporte rural se incorporan elementos de conectividad y movilidad que son fundamentales como catalizadores de la pobreza, mientras que cuando hablamos del transporte troncalizado se habla de un sistema que articula ferrocarriles, puertos y aeropuertos y se asocia con la competitividad”, explicó Gonzalo Duque Escobar, docente e investigador de la UN Manizales.

Y aunque la precariedad de las carreteras que comunican a las veredas o a pequeños municipios es evidente, también se debe rescatar que fueron estos primeros caminos los que dieron apertura al desarrollo económico y turístico del país.

Tal como lo aseguró Duque Escobar, “para pensar en centros urbanos debemos tener presente la estructura demográfica e historia del país, donde se incluyen los pequeños poblados”.

Por ello y con base en lo expresado por el docente, no es imposible pensar que Colombia puede mejorar esta red, por el contrario es uno de los temas de mayor preocupación en interés para potencializar las mega obras y consolidar centros de competitividad.

“Las urgencias en la planeación son diferentes en todos los escenarios, por ejemplo las megalópolis (como Bogotá) tienen urgencias que se relacionan con volverse cetros internacionales de competitividad y manejar problemas de escala, por su parte los pequeños poblados necesitan articularse a un centro urbano de mayor relevancia para no palidecer, y son situaciones que podemos resolver con la red terciaria”, argumentó el investigador.

Con base en el Ingeniero Civil la reestructuración de la red vial terciaria no debe adelantarse como un proceso común sino como un proyecto que incluya y no opaque los avances que estás regiones presentan, en materia social, cultural y económica.

“Es un proyecto catalizador de la pobreza, no sólo porque la inversión sería alrededor del 1% de la cuantían nacional (mil millones por año cada municipio), sino también por que generará núcleos urbanos dentro de zonas que se encuentran ru-urbanizadas, es decir que no tiene características ni urbanas ni rurales”, puntualizó.