4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Acueductos rurales dieron a conocer sus principales problemas

29 de abril de 2011
29 de abril de 2011

Las falencias detectadas por los líderes comunales frente al manejo de los acueductos rurales se resumen en los siguientes puntos:

– Hace falta una sensibilización ambiental frente al tema entre las comunidad y las entidades oficiales.

– Se requiere mayor capacitación del personal a cargo de los acueductos rurales.

–  Manifestaron que hace falta mayor apoyo de las entidades púbicas y el Comité de Cafeteros.

– Aseguran que es necesaria una articulación institucional donde se unifiquen criterios.

– Hacen falta mecanismos y recursos para el ordenamiento de las cuencas.

– Es necesario establecer redes institucionales para capacitar a las juntas administradoras de los acueductos.

– Es necesario constituir un comité que se encargue de la conformación de la organización departamental de acueductos rurales.

El Secretario de Vivienda de Caldas, Silvio de Jesús Ríos Yepes, se comprometió a analizar detenidamente estas dificultades para comenzar a estructurar propuestas e incidir en la formulación de la política pública de agua potable y saneamiento básico de la zona rural, buscando adecuar la normatividad a las condiciones reales de la prestación de los servicios públicos en el sector rural.

Bertulfo Hurtado, presidente del acueducto de la vereda el Horro, de Anserma, manifestó que el apoyo de la Gobernación de Caldas para mejorar el manejo y mantenimiento del acueducto veredal ha sido vital, porque ahora se pueda pensar en tener un agua de mejor calidad.

Entre tanto, Rafael Colmenares, experto en el manejo geopolítico del agua, indicó que esta clase de encuentros ayudan a definir un norte alrededor de la problemática del agua, en la medida en que se pueden sacar conclusiones para un mejor manejo del recurso, generar una relación más fructífera entre comunidades y Estado, así como hacer vigente el lema que reza: “El agua potable es un derecho humano”.