22 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Víctor González a punto de interpretar el mejor y más grande papel de su vida

18 de marzo de 2011
18 de marzo de 2011

victor gonzalez

Para los primeros días de mayo, él y su esposa esperan la llegada de su primer hijo, de quien ya se tiene súper confirmado que será varón.
Aunque González no ha querido dar muchos detalles sobre el desarrollo del embarazo de su esposa, brevemente nos comenta sus vivencias en esta etapa tan importante de su vida.

Dicen que todo llega en su momento. Sin embargo, pudiste haber experimentado la paternidad desde hace muchos años.  De hecho,  mantuviste relaciones muy estables y no se dio la oportunidad… ¿Crees que éste era ya el momento preciso de tener un hijo o el destino  te lo mandó?

“Estoy plenamente convencido de que este es el momento preciso. Nunca  tuve ese deseo  antes porque era muy joven, quería disfrutar mi soltería, y sólo estaba en condiciones de aceptar  responsabilidades de mi persona.  En casa me educaron con bases morales muy sólidas y en mi familia el concepto tanto de  matrimonio como de  paternidad son  compromisos muy serios, por tanto no fue nunca mi intención tomarlos a la ligera. Cuando decidí casarme, lo hice con toda la convicción y el amor del mundo, proyectándome hacia  un matrimonio para toda la vida y ojalá que así sea.  Obviamente, pasados un par de años, Nora y yo ya habíamos planeado que una vez nuestra relación estuviera fuerte y muy estable, tendríamos a nuestro primer hijo y así mismo lo hicimos. El año pasado cuando yo llegué a México a trabajar en esta telenovela, decidimos darnos a la tarea de buscar a nuestro primer  bebé y de inmediato se dio. Afortunadamente ni Nora ni yo tuvimos que someternos a tratamientos de fertilidad, pues las cosas se dieron muy rápido y de manera natural. Definitivamente ya lo estábamos buscando!”

¿La palabra “paternidad” te llegó a asustar en algún momento de tu vida… O todavía te asusta?

“A cualquier persona le llega a “espantar” en algún momento de su vida tener un hijo, porque “dicen” (aún no lo sé a ciencia cierta…) que te cambia la vida totalmente! Y cuando uno vive feliz y tranquilo, el pensar en que tu vida cambie, da cierto susto… Pero a partir de que supe que mi hijo ya venía en camino ya nada me asusta, al contrario! Es raro, pero todos mis miedos han desaparecido!”

¿Qué es lo mejor que  experimenta el hombre  durante el periodo  del embarazo de su pareja?

“El estado de emoción que te mantiene motivado todos los instantes del día. Yo cada vez me siento con más fuerza y con ánimos de echarle ganas a todo lo que hago. Parece mentira pero desde que mi esposa se embarazó, nunca he estado de mal genio y me siento muy tranquilo, eso sí ansioso porque los días pasen pronto! Durante todos estos meses el amor que siento por mi hijo crece  cada momento, y lo amo sin límites, aún sin que haya nacido. Honestamente estamos muy felices  con nuestro primer hijo y hemos pensado tener uno o dos más, nos gustan las familias grandes. Hasta el momento, como nuestra casa está en Miami, no hemos podido arreglar  la habitación definitiva del bebé, pero sí le hemos comprado muchas cosas y esto va siendo parte de la expectativa por su llegada”.

¿Es cierto que el hombre también “sufre” en los primeros meses de embarazo? ¿A ti te dieron ascos, mareos, y todos los malestares propios de “una recién embarazada”?

“Para nada! De hecho Nora ha estado muy bien desde el principio, ella tampoco ha sufrido gran cosa y el efecto “espejo” jamás lo pasé… No sé si otros hombres lo sufren, pero yo no he sentido nada raro…”

¿Tienen pensado algún método especial para el nacimiento, como el parto en el agua, parto natural, cesárea…? ¿Estarás presente en el parto?

“Estamos aún decidiendo la forma en la que va a nacer nuestro bebé, y obviamente también depende de qué nos diga el médico. Estudiamos los diferentes métodos pero en realidad será todo de acuerdo a las indicaciones del ginecólogo porque no vamos a poner en riesgo la vida del niño por andar experimentando uno de esos métodos modernos que sí, son bonitos pero lo más importante es la salud del bebé.  Mi esposa y yo casi todos los días leemos juntos acerca del cuidado y la educación de un bebé, y  aunque sabemos que no hay  un manual exacto   para ser padres perfectos,  nos informamos de todo lo que podemos para que de alguna forma esto no nos agarre por sorpresa…. Y  claro que estaré presente en el momento que nazca mi hijo!”.

¿En dónde planean que nazca el bebé?

“Si termino de grabar la telenovela antes del nacimiento, nos iremos a Miami, en donde estamos radicados mi esposa y yo. Pero si por alguna razón el bebé se adelanta lo más seguro es que nazca en la ciudad de México. Eso va a depender de cómo se  presenten las cosas.  Lo que sí es seguro es que vamos a vivir en Miami y en esa ciudad crecerá  y educaremos a nuestro hijo. Tal vez regrese a México próximamente para seguir trabajando en los proyectos de TV Azteca, pero yo creo que esto  no será  sino hasta  finales del 2011 o principios del 2012”.

¿Qué tan fácil o qué tan difícil resulta buscar el nombre para el nuevo bebe? Es una cuestión ligera o un rito de pareja para definir el nombre? ¿Qué es lo que ustedes están buscando en ese nombre y que defina ante el mundo a ese bebé?

“No  es tan fácil escoger un nombre…  Hemos visto varios que nos gustan pero no hemos llegado a un acuerdo total y absoluto como pareja. Digamos que tampoco es un rito, es algo divertido que te permite desde ahora ir compartiendo como padres la vida de un nuevo ser. Estamos buscando un nombre con personalidad, que sea fuerte, y que con su definición delate lo que queremos proyectar en nuevo ser. Tal vez se llame Marcelo, Emiliano o Simón, pero esos nombres son algunos de los que hemos pre-seleccionado, el definitivo sinceramente aún no lo hemos encontrado hasta el momento. Lo único que sabemos es que queremos un nombre especial y que nos agrade a los dos”.

Como todos sabemos, el machismo es un término común entre los mexicanos. ¿Alguna vez te interesó realmente que tu primogénito fuera varón?

“No, para nada, eso nunca lo he pensado así… Soy mexicano y a mucha honra, pero machista nunca lo he sido ni lo seré, esas cosas no van conmigo”.

Como ser humano, no como padre, ¿consideras que el mundo actual está para recibir más  niños? ¿Es buena época para traer hijos al mundo?

“Definitivamente el mundo está de cabeza desde que es mundo, eso no es nada nuevo… y no creo que exista mal o buen tiempo para tener hijos. El momento es el que decide uno mismo y en las condiciones y capacidades que tengas si es que eres una persona responsable. Personalmente y sin que me importe mucho  el estado en el que se encuentre el mundo, para mi, éste es el mejor  tiempo y el  exacto para que nazca mi hijo. Reconozco que hay muchos problemas con la niñez y la juventud mundial y  que en los últimos años la crisis ha ido empeorando, se ven casos que no pueden ser creíbles… y hasta absurda resulta la desorientación. Obvio no son todos, y ojalá fueran muy pocos o nada las personas afectadas y a  tan corta edad, pero muchos de los problemas que presentan niños y jóvenes en la actualidad, se deben a la desinformación de los padres, a  la poca comunicación, a la falta de convivencia  y  casi nula dedicación que les  tienen a sus hijos sean las que sean las razones, esto  no es justificable por el lado que se le mire…. Todos los seres humanos nos educamos con ejemplos, con la dirección de un guía, y es evidente que si un niño no está respaldado por alguien que sea gente de bien, tomará el camino que más fácil le quede y que se le atraviese,  sea bueno  o malo… Los niños y jóvenes no tiene la culpa de sus malos hábitos y comportamientos  ni tampoco  de sus carencias, la culpa es 100% por  la irresponsabilidad de los padres, le duela a quien le duela…”

Víctor González  y Nora, idealizan a su hijo como un ser totalmente  libre y soñador, lleno de virtudes y con mucha capacidad para  corregir sus defectos. Un niño que seguramente tendrá su creatividad muy desarrollada y con mucho corazón para amar. Obediente, astuto, con una educación moral firme, con decisión y firmeza para entender y enfrentar  la vida siendo en todo momento un hombre de bien.