26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Picota locuta, causa finita?

16 de marzo de 2011

Hasta hace unas horas esto se había definido así: precandidato a la gobernación, Carlos Arturo Betancur y candidato a la alcaldía de ese municipio del sur del área metroplitana, Carlos Andrés Trujillo.

Todo esto, maniobrado por  las dos que fungen como sumas sacerdotisas conservadoras del momento, Olga Suárez y Liliana Rendón y por el senador Gabriel Zapata Correa,  secundados todos por quienes no quieren saber nada del gobernador Luis Afredo Ramos Botero y su candidato, Alvaro Vásquez Osorio.

Alguna vez dijo Alfonso López “el grande”, porque el otro apenas llegó a “pollo”, que el meridiano de la política colombiana pasaba por Antioquia, frase hiperbólica pronunciada oportunamente para satisfacer momentáneas vanidades o para ganar el favor de alguna región o de ciertos dirigentes, en momentos de dificultad.

Hoy con suma tristeza, parodiando al “viejo” López Pumarejo, hay que decir que el meridiano de la política antioqueña – por lo menos  la conservadora – no sólo pasa por La Picota sino que vive allá.

Del arreglo politiquero al que se hizo alusión líneas atrás no quedó nada, luego de que uno de los involucrados, Betancur, hablara en la cárcel de Bogotá con el ex senador Oscar Suárez Mira, detenido e investigado por sus presuntos nexos non sanctos.

Este, consciente de que Betancur no tiene ninguna presentación ni fuerza como candidato a la gobernación de Antioquia, lo hizo bajar de esa aspiración y retornar a la que motivó su renuncia el año pasado como Gerente de Servicios Públicos de la Gobernación: la alcaldía de Itagüí, posición que ya ha desempeñado y que parece tener debidamente asegurada.

En el aire quedó entonces Carlos Andrés Trujillo, quien iba a ser el candidato a esa alcaldía, pero en el camino se le arreglarán las cargas y podrá ser aspirante a la Asamblea o a cualquier otra posición dentro de ese tejemaneje maniobrado desde La Picota.

Todos estos movimientos sólo tienen un objetivo: tratar de encontrar un aspirante a la gobernación de Antioquia capaz de derrotar a Sergio Fajardo, quien aparece invencible hasta ahora ante la falta de contendores de verdadero peso.

De estos sólo hay uno, Alvaro Vásquez Osorio, ex gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia – IDEA – candidato del gobernador Ramos Botero, pero con el sambenito de ser liberal.

Y aun ingresando a ese partido como militante a última hora para poder participar en la consulta popular del 30 de mayo, desde ahora se da por seguro que aunque la gane no encontrará en los demás dirigentes el decidido y vertical apoyo para adelantar una campaña triunfadora sobre Fajardo.

Las heridas son muchas y lo único cierto es que el partido conservador antioqueño atraviesa una de sus peores crisis, repleto de vestales y jefecillos,  ninguno de los cuales tiene empaque de verdadero líder.

El asunto ha llegado a tanto, que aunque contrariando su intención, algunos desesperados, sin miramiento alguno por el personaje, pretenden inscribir como pre candidato para que vaya a la consulta a Juan Gómez Martínez, sin reparar en que esto – sin su venia ni su querer – constituiría el más vergonzoso manoseo de un hombre que ahora, casi a los 80 años, está más allá del bien y del mal y que ha recibido todos los honores de su partido, regional y nacionalmente.