Al pabellón ERE Sur de la cárcel La Picota, más conocido como el de parapolítica, no le cabe un alma más. Sus 46 celdas están copadas, por lo que el Inpec tuvo que adecuar cinco más. Pero la ampliación no bastó y ahora las autoridades penitenciarias están pensando en ubicar a dos reclusos por celda, en caso de que la Corte Suprema tome más decisiones en contra de políticos comprometidos con paramilitares. Los presos de ese patio ya están advertidos, y algunos de ellos han expresado, en privado, su molestia por el asunto.