22 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Minería desplazará a los hidrocarburos.

27 de marzo de 2011
27 de marzo de 2011

Es la hora en que la Nación debe aprovechar el buen precio de sus minerales en los mercados internacionales, pues en muchos casos, probablemente las materias primas de nuestro subsuelo pueden ser sustituidas paulatinamente, por fuentes no convencionales o alternativas, o por productos fruto de la investigación científica y necesariamente de la química en el laboratorio.

Conviene, por consiguiente, que el país prepare, cuanto antes mejor, todo el equipo institucional, ofrezca de esta manera seguridad, procure altos niveles de eficiencia productiva y concientice a los mineros de que si es posible conseguir una minería sostenible y responsable en todos los órdenes.

Se tiene que aprovechar esta oportunidad de producción con altos niveles de productividad, en la minería, para no dejar escapar unos dólares, o unos euros, gigantes por cierto, que ingresen a nuestra economía para impulsar decididamente el desarrollo y el progreso nacional en todos los órdenes.

Ciertamente, las oportunidades pasan y no dejarlas pasar constituye nuestra sagrada responsabilidad, en un país tercermundista que requiere reducir sus niveles de desempleo a un digito, según las metas gubernamentales del Presidente Santos, que necesita también, proponer soluciones de fondo para tratar de reducir, empleándose a fondo, los preocupantes índices de pobreza.

Se requiere, entonces el esfuerzo de todos para aprovechar este "boom". El gobierno haciendo lo suyo: generando mayores oportunidades a los inversionistas nacionales y extranjeros, procurando una seguridad jurídica en todos los órdenes, consolidando las instituciones, diseñando reglas claras de juego, combatiendo con energía la minería ilegal o de hecho, y ante todo,  creando el clima institucional necesario para garantizar que el sector minero crezca con responsabilidad y autosostenibilidad.

Mucho se dice en los ambientes propios de los grandes negocios internacionales que le llegó la hora a Colombia y a Latinoamérica en general, para lograr mejores renglones de mejoramiento económico y crecimiento de su producto Interno Bruto a sus tradicionalmente débiles economías.

El panorama es claro en nuestras naciones vecinas. Chile sigue creciendo y si el cobre mejora su precio más dólares le seguirán entrando a cada instante, por esta concepto, además por su gran número de exportaciones de otros productos naturales.

Perú se perfila como una gran potencia, indican tanto los entendidos como sus rubros de crecimiento en las exportaciones. Brasil es una gran potencia en consolidación, mirado así por las grandes economías del mundo. El interrogante que se plantea es: ¿ Y Colombia qué?.

Requerimos de autoridades ambiciosas, de reglas de juego claras, de líderes empresariales que aprovechen esta década, de mejoramiento de infraestructura portuaria urgente, y ante todo, de una visión seria. organizada, comprometida y proactiva, con compromiso de país, de avanzada, que nos permita salir airosos en este objetivo fundamental de crecimiento económico y beneficio social para todos los colombianos.

El cambio de mentalidad es apremiante. Estamos pasando de un país con vocación agrícola y ganadera bicentenaria a las grandes ligas mineras mundiales y todavía no nos hemos dado cuenta. Se exige volcar recursos hacia la minería, mirar el sector con las enormes posibilidades que realmente tiene en un mundo que cada día se convulsiona más y, que por ejemplo, según los vaticinios de los eruditos en la economía, han indicado que la China tendrá una retorcida o desaceleración económica en cinco años. Apreciar en todo su contexto las posibilidades mineras, por supuesto, promoverlas en todos los sentidos, y desarrollarlas responsablemente y de manera sostenible, constituye el gran reto económico-industrial de nuestros días.