22 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Es mejor educar que penalizar

10 de marzo de 2011

La senadora Gilma Jiménez Gómez ahora se ha propuesto impulsar en  el Congreso de la República  una iniciativa conducente a agravar la situacion de aquellos adolescentes que cometan un hecho delictivo, como el homicidio, secuestro, etc. etc., con penas como se les impone a los mayores de edad.

Esta decisión de la senadora por  el "movimiento verde" va  en "contra vía" de sus anteriores postulados de defensa de los niños, niñas  y  jóvenes adolescentes pues, valga la recordación,  promovió el referendo para imponer cadena perpetua a violadores de niños en Colombia.

Para enfrentar la delicada situación de los adolescentes infractores de la Ley penal, no nos digamos mentiras,   los jóvenes  colombianos  lo que verdaderamente requieren es más oportunidades para educarse y prepararse mejor y que el núcleo familiar primario,  padre y madre, asuman sus deberes y  tengan mejores  medios básicos para la supervivencia como un empleo digno y así poder cumplir con sus obligaciones.

Afortunadamente Colombia cuenta actualmente y debe cumplir a cabalidad los códigos, disposiciones,  convenios y tratados internacionales que ha ratificado  sobre tratamiento para la población de los menores de edad infractores a la ley penal. Este conjunto de  medidas  buscan la educación, resocialización  y  rehabilitación de la juventud; nunca la penalización.

Es oportuno recordar la frase célebre y puntual del filósofo y matemático griego Pitágoras quien aseveró, "educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres".

La anterior popular expresión  o pensamiento  y la actual situación de los adolescentes infractores de la Ley penal en el país  nos conducen a afirmar que será   mucho mejor más educación para la juventud colombiana que imponerles penas en prisión como a los adultos y  es de pésimo  recibo el hecho de que Colombia renuncié a tratados  y convenios para penalizar a los adolescentes tal y como ocurre en los Estados Unidos, Nación donde  suceden tragedias mucho más graves que en Colombia, protagonizadas por menores de edad.

[email protected]