19 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Partido Conservador ha colapsado

14 de marzo de 2011

Muchos de sus dirigentes para peor vergüenza han caído en el fango, envueltos en su bandera azul, que en el pasado flameó gloriosa en los altares de la Democracia y en el Solio de los presidentes.
Qué vergüenza saber que son varios los Senadores, Representantes, Ex ministros, Gobernadores, Alcaldes, Diputados, Concejales, Ediles y tantos otros funcionarios que en nombre del Partido, se encuentran ocupando o han ocupado altas posiciones del Estado, en lugar de ser su orgullo, se han convertido en la peor vergüenza Nacional.
Los escándalos que a diario destapan en la Administración Pública, los Organismos de Control, tienen en la mira a varios de sus dirigentes. Son preocupantes los casos de la Dirección Nacional de Estupefacientes, de la Para política, la Yidis Política, de agro ingreso seguro y tantos otros delitos de saqueos y peculados en donde siempre se encuentran figurando elementos de Partido Conservador. Varios de ellos están en prisión y al paso que vamos, en pocos meses, las cárceles se convertirán en embajadas del Partido Conservador.
Para completar nuestra desgracia, la señora Maria Eugenia Correa, que es  la veedora de Partido, se encuentra incursa en varias investigaciones relacionadas con la Dirección Nacional de Estupefacientes. Esto quiere decir, que la sal se corrompió desde la mina hasta el salero del comedor. En estos momentos no hay quién dicte una mínima cátedra de moral para poner orden a tanta incertidumbre y frustración.
Quienes se precian de ser los directivos, después de despertar de semejante catástrofe, deberían llamar al orden y pedir a quienes están ocupando posiciones en su nombre y se encuentren incursos en diferentes delitos, que por lo menos se aparten de sus cargos mientras se adelantan las respectivas investigaciones.
Sin embargo, creo que llegó el momento para exigir a sus directivos, que convoquen con urgencia a una convención nacional, con el fin de nombrar nuevo directorio, que cumpla con las exigencias del momento, con el fin de construir un partido con personalidad propia y de cara, hacia el futuro. De no hacerlo podemos estar absolutamente seguros que la derrota para las elecciones del mes de Octubre va a ser contundente. Nuestros compatriotas y copartidarios no pueden arriesgar más su futuro atendiendo instrucciones de una dirección espuria que ha sido inferior a los requerimientos y soluciones de tipo social, que desde todos los órdenes pueden solucionarse a la luz de los postulados del Conservatismo, que por cierto son amplios y universales, con las bondades de la órbita del tiempo y del espacio.
Requerimos de un Partido Conservador, moderno, que haga uso de todos los instrumentos que estén a su alcance para la reconquista del poder y sobre todo, que no se venda vergonzosamente por unas migajas burocráticas, razón por la cual desde hace varios años los gobiernos de turno lo tienen postrado,  humillado y arrodillado.
 
[email protected]