20 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El día de la mujer

6 de marzo de 2011

El Colombiano de este domingo trajo variada información alrededor de las mujeres y sí hubo algo que me impactó definitivamente, es la conmovedora y atroz cifra que involucra a las mujeres como el 81 % del total de las víctimas de la violencia intrafamiliar, aquí en Medellín en 2010, al paso que solamente el 19 % corresponde a hombres afectados por la misma problemática.

La violencia intrafamiliar es ejercida de muchas maneras, entre las más conocidas el crimen físico, representado en muertes y lesiones personales, con el 54.4 % de los casos; el vejamen psicológico, con el 39.1 % y el acoso económico, sobre el que no se reportan cifras del estudio de la secretaría de gobierno de Medellín, fuente de la información del importante diario.

Cabe destacar de la valiosa información otro dato bastante triste: el 39.8 % de las personas afligidas por el terror intrafamiliar son amas de casa, como si no les fuera poco el agobio de barrer, cocinar, hacer tareas, lavar y planchar con abnegación y gratis, también tienen que soportar esa cruel aflicción y el 11.3 % corresponde a estudiantes, de donde uno se va acercando a una explicación al bajo rendimiento estudiantil, la militancia en bandas, las espinosas relaciones interpersonales, tantas cosas que se derivan de vidas disfuncionales.

No se trata de reclamar compasión para con las mujeres, sino de exigir respeto por su vida, por su integridad física, por su bienestar psíquico, por su alegría de vivir, por su paz espiritual.

4.452 casos de violencia intrafamiliar fueron reportados a las Comisarías de Familia de la ciudad, que involucraron a 5.177 personas torturadas por el flagelo, principalmente en los sectores urbanos de Aranjuez, Belén y Villahermosa donde se presentaron el 24.9 % de las denuncias, porcentaje que representa a 1.287 víctimas, pero la cosa no para ahí porque en El Poblado hubo 25.

Parecería que esos 4.452 casos fueran nada perturbador de la conciencia colectiva. No nos hagamos ilusiones ya que son muchos, muchísimos los casos que no son revelados, secretos que se quedan entre cuatro paredes y en las tristezas familiares: por miedo, por el qué dirán, por amenazas, por ausencia de valor para escarnecer a los agresores, algunos de elevada prestancia social, profesional y laboral.

Vamos entonces ganándole al respeto por la mujer cualquiera sea su desempeño. La mujer, el ser maravilloso de la creación.

Tiro al aire: que la mujer haya sido hecha de una costilla de Adán, no quiere decir que con otro hueso se la violente.

Sígame en Twitter: @franjagalvis.