19 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde el Quindío

20 de marzo de 2011
20 de marzo de 2011

“Roberto Jairo Jaramillo fue habilitado por la Procuraduría al resolver una consulta por posible impedimento  al haber ocupado, por encargo, la gobernación de su departamento.”

Estos son apartes del comunicado del doctor Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas hoy domingo 20 de marzo de 2011.

El doctor Roberto puede ser candidato porque tiene todas las condiciones personales, académicas, aunque le falta fogueo en administración pública, para ser gobernador.

Pero argumentar que la Procuraduría lo ha liberado de cualquier inhabilidad es una soberana mentira.

No se puede jugar con estos elementos artificiales porque así se empieza mal y muy mal.

Hay que reiterar que el ministerio público no expide esa clase de “liberaciones” y sólo el Consejo de Estado una vez elegido y demandado es la instancia soberana para tomar decisiones sobre el particular.

EL TRÁMITE PODRÍA ESTÁR VICIADO

El partido de la U. admite inscribir a cualquier ciudadano que haya votado en las últimas elecciones como candidato a cualquier cosa de esas de elección popular en un proceso de agiornamiento para hacerse a adeptos.

En este caso se birló la mesa departamental por lo tanto puede presentarse un caso de genuina politiquería saltándose el conducto regular. Y hay otro elemento no menos importante pero evidente: Cuándo Roberto Jairo Jaramillo, Por Dios, ha sido militante de la U.

El oportunismo no puede convertir al destacado odontólogo en un politiquerito más con las mismas triquiñuelas de siempre.

Hasta donde entendemos el doctor Roberto Jairo Jaramillo  ha sido el candidato visible y ostentoso de la senadora Amparo Arbeláez Escalante que como todos  sabemos pertenece al partido liberal.

Qué tal, el partido de la U. infiltrado por la doctora Arbeláez. Están jodidos.

En el desespero han hecho cuanta barbaridad se les ha atravesado con el fin de poner a ese muchacho como candidato a la gobernación cueste lo que costare.

Así no se puede dañar una vida limpia, ajena a tanta trampa como la de Roberto Jairo Jaramillo,poniendo en duda y  aceptando de paso que hace parte de esa misma ralea de politiqueros que les importa un pito saltarse lo que sea con el objeto de hacerse a las riendas de la cosa pública.

Mucho cuidado… que de pronto….

CODICILO:

EN LA CALLE REAL NO SOMOS DE LA U. NI DE LA P. NI DE NINGUNA CÁFILA DE  LAGARTIJOS EN BUSCA DE PROTAGONISMO TRAS EL BOTÍN.

Debemos dejar esto en claro para que no se nos endilgue de que se trata de algo personal porque si de algo podemos sentirnos orgullosos es de que conocemos al odontólogo Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas desde niño y por esa misma razón nos indigna que ande por los caminos de los rufianes politiqueros.