27 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde Armenia

15 de marzo de 2011
15 de marzo de 2011

El pronunciamiento lo hizo este lunes en el programa ‘La Parilla’ que emite la Voz de Armenia en el horario de las 8 de la mañana, dirigido  por Jhon Diego Hurtado Duque.
El representante quindiano dijo que Mejía es un “próspero y honrado empresario que genera desarrollo y empleo en la región además de que su paso por la cámara de representante fue sobresaliente”.
Mientras Mejía Urrea ha descartado esta posibilidad continúa generando desde diversos sectores políticos y de opinión respaldo a su nombre como aspirante a la alcaldía de la capital del departamento del Quindío.
Si Mejía decidiera aceptar su postulación se pondría la cosa buena en materia de predilecciones tras esa importante posición.
En medio de la debacle por la que atraviesa la ciudad Mejia Urrea sería prenda de garantía para enriquecer el debate.

No habrá visita de la Comisión Sexta  

Desde hace varios meses se venía discutiendo la posibilidad de que la comisión sexta de la cámara de representantes trasladara una sesión a la ciudad de Armenia por invitación del parlamentario Atilano Giraldo.
Pues resulta que los lamentables resultados del turismo de  los cuentachistes a la región  hicieron que el señor Giraldo desistiera de esta pretensión.
Por el momento no habrá sesión en Armenia de esta célula legislativa.

Le dio la vuelta al  mundo  

Todos los canales de televisión del mundo y las radiodifusoras orbitales dieron cabida a la sensiblera actitud del secretario privado de la gobernación Jota Domínguez quien pidió un minuto de silencio por las víctimas del terremoto del Japón.

El señor Domínguez, quien ahora acumula una serie de cargos, incluido el de cuestionable “maestro de ceremonias” porque para ejercer esa labor se necesita perrenque, resolvió sorprender al auditorio de la reunión de las comisiones terceras y cuartas del congreso con la lagartada de pedir un minuto de silencio por los pobres muertos nipones.
Qué babosada.