28 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Día Internacional de la Mujer

7 de marzo de 2011

Vuestros instintos de madre, aparecen con el día de la ciega, cuando tu cintura empieza a crecer ante la inminencia de una nueva vida que se está formando en tus entrañas producto del amor. Lloras de felicidad al sentir en tu corpiño las suaves caricias de un nuevo ser, que esperas dar a luz el día en que los himen de la Divina Providencia, indiquen que ya es la hora de tu felicidad.
Ese mismo día, de tus pechos brota el néctar, fuente de vida, para alimentar a esa tierna criatura, que acabas de expulsar de tus entrañas. No obstante el inmenso dolor que sientes, mayor es tu felicidad cuando la recibes en tus brazos como el hijo producto del amor. He ahí el milagro de la vida. En ti mujer, está plasmada la presencia del Todo Poderoso. Tu cuerpo forme o deforme es un santuario de majestad y de grandeza.   
Sabrás comprender en el silencio de la noche, y ante la inmensidad del universo, que la dignidad de ser mujer hay que llevarla con orgullo y donosura, puesto que eres la simiente de la vida, el principio y el fin del ser humano. Ante ti se inclinan los más grandes: necios y depravados criminales, que seducidos por los bellos efectos de tus instintos maternales, solo encuentran la razón en las tiernas y dulces caricias de su amada.
Has sabido conquistar con inteligencia y talento la igualdad de género ante los hombres, que hasta hace unos años
Os, ignoraban y ponían en duda vuestras capacidades como ser humano, pensante, inteligente y de proyecciones hacia el futuro. Gracias a todas las batallas que has librado nacional e internacionalmente, ante los diferentes estamentos del Estado de Derecho, hoy te sientes orgullosa, ocupando altos cargos como gobernantes y ejecutivas.
Has  logrado penetrar a todas las esferas de la administración pública y privada con asombrosos resultados.  

Las voluptuosidades de tu juventud, quedarán escritas en la memoria de quienes fueron tus admiradores y  quisieron, compartir contigo la aventura de una noche de amor y tolerancia, a espaldas de las sociedades mojigatas que todo lo señalan y critican, sin tener elementos de causa para sustentarlos y de juicios para sostenerlos. Pero, qué hermosos son esos juicios, cuando resultan falsos y temerarios, ante una sociedad de consumo que todo lo juzga, pero nada lo sostiene.

El atardecer de tu existencia, será hermoso o triste, dependiendo de la dignidad con que manejaste la función de ser mujer, amante, esposa y madre. A veces tendrás que recorrer caminos minados de espinas, con un esposo o compañero ignorante, violento y necio, que no razona ni comprende que la evolución maternal, física y psicológica, produce efectos secundarios. Unas veces desfallecerás y por tal motivo lo abandonarás; huirás con  tus hijos en pos de nuevos horizontes. Muy seguramente les construirás, en medio de huracanes y dificultades un bello porvenir. Es cuando el atardecer de tu existencia es todo un canto de amor y de alabanza.
Recibe en éste tu día, un homenaje desde todas las instancias del universo. Un hombre que te admira, te aprecia y valora, es un legado de Dios. Sin embargo, muchas de vosotras tienen la desgracia de ser ultrajadas y vilipendiadas por un monstruo, ogro o bizarrón, que para peor desgracia de las sociedades de consumo se les llama varones; más no cobardes. A todas las mujeres que en este día se encuentran en desgracia, padeciendo el duro flagelo del destino: un abrazo de amor y de comprensión, de cariño y de esperanza.

Bogotá Marzo 08 /2011

[email protected]