19 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contrabando de licores debe afrontarse radicalmente

17 de marzo de 2011
17 de marzo de 2011

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y la Federación de Departamentos implementarán un plan transversal anticontrabando que incluye mayores controles en frontera gracias a un convenio suscrito entre estos dos organismos que busca ejercer inspecciones estrictas, sobre todo en sectores de licor y cigarrillos.

En declaraciones anteriores, el director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega López, señaló que “el plan de acción contempla, entre otros factores, sistemas de inspección no intrusiva en puertos, aeropuertos y pasos de frontera a través de scanners y el fortalecimiento del sistema de gestión de riesgos, de tal forma que se afinen los criterios de selectividad”.

Luz María Zapata, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras, explicó al programa UN Análisis de UN Radio que este fenómeno “representa un problema que se ha agravado progresivamente y el cual se debe afrontar de forma radical. La Asociación apoya las iniciativas de la Federación.

Zapata señaló que la entidad que representa ha contado con un comité de trabajo antiadulteración y contrabando en la Presidencia de la República y “se trabaja en un Conpes para los temas de contrabando, adulteración y falsificación”.

Por su parte, el profesor de economía de la Universidad Externado de Colombia, Efraín Pachón, indicó: “Esta es una actividad muy compleja porque, primero, hay una gran cantidad de recursos de la mafia y, segundo, los dineros que se mueven anualmente en la economía subterránea en Colombia y otros países sigue siendo muy rentable para esta”.

Actualmente, una botella de whisky, tequila o vodka se puede conseguir a precios muy por debajo del valor adquirido en un supermercado o una licorera, que cumplen con todos los parámetros legales exigidos.

Pachón precisó: “El distribuidor legal trae los licores a un precio y el no legal a otro, fijándoles un dumping; en este último proceso los márgenes de valor se reducen para que el producto llegue al consumidor a un costo inferior. A menor precio, y con la certeza de la calidad del licor, la demanda será mayor”.

Para finalizar, el profesor Pachón dijo: “A los contribuyentes desmoralizados por el saqueo de los recursos del fisco no les importa si el producto tiene o no IVA, si tiene o no estampilla. Si hubiese más respaldo del Estado o del Distrito, todos serían más responsables con los productos legales porque saben que obtendrán a cambio beneficios como cobertura social, pero la gente está desmoralizada y por ende termina siendo cómplice de ese tipo de actividades que no solo incluye contrabando, sino lavado de activos”.

(Por: Fin/pp/lmp/lrc)