26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Banco de la República destaca solidez de la economía colombiana

31 de marzo de 2011
31 de marzo de 2011

En el reporte que será analizado en la Comisión Tercera del Senado el próximo miércoles desde las 9:00 a.m., la Junta Directiva del  Emisor precisó que ese próspero escenario “ayudará a contener el peso de la deuda pública y permitirá un mayor margen para las políticas monetarias y fiscales”.

Sobre el desempeño económico interno resaltó que, “a pesar de que en el tercer trimestre de 2010 se presentó un bajo crecimiento de la inversión ante las caídas registradas en la construcción de edificaciones y en las obras civiles y el efecto de la ola invernal, que redujo los volúmenes de producción de algunos productos básicos de origen agrícola, la economía colombiana alcanzó un crecimiento de 4,3% en 2010, impulsado por el dinamismo de la formación bruta de capital y el consumo de los hogares y del Gobierno”.

También se advierte que “la confianza del consumidor ha vuelto a subir y el mercado laboral muestra signos de mejora debido al mayor nivel de actividad económica y los mejores indicadores de confianza empresarial. “Para 2011, el equipo técnico del Banco estima un rango de crecimiento para la economía colombiana entre 3,5% y 5,5%, dando mayor probabilidad a un resultado alrededor del punto medio”, agrega el informe.

Política monetaria

El balance registra que “la política monetaria ha sido un factor de estímulo para la recuperación de la actividad económica, al mantener una postura expansiva desde 2009 y que la tasa de intervención del Banco, que se situaba en 3,5% al comienzo de 2010, fue reducida en 50 puntos básicos en el mes de abril y se mantuvo en el nivel históricamente bajo de 3% durante todo el año”.

“Esto contribuyó a que las tasas de interés de las distintas modalidades de crédito también alcanzaran niveles históricamente bajos, lo que se reflejó en un comportamiento positivo de las carteras de consumo, comercial e hipotecaria del sistema financiero, incidiendo favorablemente en la recuperación del consumo de los hogares, la inversión empresarial y la compra de vivienda”, se adiciona en el informe.

Se alerta que en el contexto del crecimiento previsto para 2011, la Junta Directiva ha considerado oportuno y prudente comenzar a hacer un retiro gradual del estímulo monetario. “Ello contribuirá a que el crecimiento económico sea sostenible en el marco de una inflación baja y estable acorde con el rango meta de largo plazo”, se añade.

Igualmente se establece que “además de la estabilidad de precios, la normalización de la política monetaria permitirá prevenir el sobreendeudamiento del sector privado, la excesiva exposición al riesgo por parte del sector financiero y la formación de burbujas en el precio de los activos, fenómenos todos riesgosos para la sostenibilidad del crecimiento económico, como lo demostró la reciente crisis económica de los Estados Unidos”.

El Banco de la República también  reportó que ha mantenido una política activa en el frente cambiario. “En marzo de 2010 la Junta Directiva decidió reanudar la compra de reservas mediante subastas competitivas diarias hasta por US$20 millones, las cuales se extendieron hasta el 30 de junio de 2010, periodo en el cual se acumularon US$1.600 millones y la tasa de cambio se devaluó 0,9%. Posteriormente, el 15 de septiembre de 2010 el Banco reinició el programa de acumulación de reservas, anunciando que realizaría compras diarias de por lo menos US$20 millones mínimo durante 4 meses, período que se extiendió bajo ese esquema al menos hasta el 17 de junio de 2011, sin comprometer el logro de las metas de inflación”, precisa el informe.

Ola invernal

Sobre la fuerte ola invernal registrada durante el segundo semestre de 2010, el informe precisa que “junto con el incremento en los precios internacionales de algunos productos agrícolas y mineros, impactaron los precios de los alimentos y de algunos bienes y servicios regulados, que aceleraron la inflación hacia finales del año”.

Sin embargo, se resalta que “la inflación al consumidor al finalizar 2010 fue de 3,17%, cifra cercana al punto medio del rango meta definido por la Junta Directiva de 3%. Dado el carácter tan específico del choque de precios, los indicadores de inflación básica se mantuvieron estables, situándose en la parte inferior del rango objetivo.  De esta forma, la recuperación de la actividad económica y la reducción de la tasa de desempleo tuvieron lugar en un contexto de cumplimiento de la meta de inflación”.

Concluye el informe que “estos fueron algunos de los principales elementos que fueron tenidos en cuenta por la firma Standard & Poor’s para devolver la calificación de riesgo de Colombia a nivel de grado de inversión, que se traduce en un avance significativo que ofrecerá al país importantes oportunidades de desarrollo".