22 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

50 años de la Universidad Tecnológica de Pereira

5 de marzo de 2011
5 de marzo de 2011

La incomparable institución fue en gran parte obra del doctor Jorge Roa Martínez, un boyacense ilustre aclimatado en esta ciudad donde formó su hogar y contribuyó como pocos a su crecimiento y a su progreso. Roa Martínez fue un iluminado y un servidor de los intereses públicos que se entregó por entero a estudiar su historia, a medir sus posibilidades, a tomarles el pulso a sus habitantes, de todo lo cual extrajo el vastísimo conocimiento que tuvo de Pereira y de su extensa zona de influencia.
La Universidad ésta que hoy en día es una acreditada fábrica de conocimiento, fue el sueño del doctor Roa Martínez, sueño que, debido a su persistencia, pudo concretar en una sorprendente realidad cuando, en 1961, inició tareas y empezó a describir la parábola de superación que hoy asombra a propios y extraños.
A la  muerte del egregio fundador y rector magnífico le sucedieron en la dirección del plantel discípulos ilustres y amigos suyos, como los doctores Guillermo Ángel Ramírez, Juan Guillermo Ángel Mejía, Gabriel Jaime Cardona, Samuel Eduardo Salazar, Ricardo Orozco Restrepo, Pablo Oliveros Marmolejo y Javier Arroyave, la mayoría  de ellos formados profesionalmente en sus aulas y con un arraigado sentido de pertenencia hacia el “Alma Mater” y hacia el paisaje geográfico y humano que le enmarca.
En la actualidad, y  desde hace más de una década, la UTP, está en las manos destrísimas del eminente doctor Luis Enrique Arango Jiménez, que la ha conducido por un camino recto, aunque lleno de dificultades, que sólo su pericia y su inteligencia han logrado sortear oportuna y felizmente. El doctor Arango Jiménez ha situado ala UTP en el sitio de preeminencia educacional que hoy ocupa en el país y para bien del establecimiento y fortuna de Pereira y de nuestro departamento continúa en la rectoría, con la bandera en alto y el deseo de servicio cada vez más apremiante.
En el caso de nuestra Fundación Universitaria del Área Andina, además de la amistad y el respeto que nos une al doctor Arango Jiménez, es bueno recordar que otro rector inolvidable de ese claustro fue el doctor Pablo Oliveros Marmolejo, fundador con el doctor Gustavo Eastman Vélez de Areandina, así llamado comúnmente el instituto de alta educación y alta cultura al cual rendimos hoy en día todos nuestros esfuerzos.
Son muchos, pues, los motivos que nos fuerzan a celebrar como propio el glorioso onomástico de la Universidad Tecnológica de Pereira, cuya  fundación partió en dos segmentos la historia de esta ciudad y del área geográfica y económica que gira en su armonioso y dinámico eje.

*Fundación Universitaria del Área Andina