18 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Repudio por amenazas de muerte de Águilas Negras

19 de febrero de 2011
19 de febrero de 2011

La protesta estuvo integrada principalmente por organizaciones sociales, defensores de derechos humanos, y de población desplazada; éstos, con pancartas y carteles, rechazaron la amenaza directa que los paramilitares efectuaron contra cinco periodistas y diversos representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

Según señalaron los manifestantes, la amenaza se hizo llegar por medio de un correo electrónico que se le envió a aproximadamente a 50 organizaciones políticas y sociales, en el e-mail a todos los receptores se les declaró como “un blanco” del grupo paramilitar.

“Llegó la hora de exterminar y aniquilar a todas las personas y organizaciones que se hacen pasar por defensoras de derechos humanos y aún más que se infiltran como ONGS internacionales, periodistas (…) Emitimos nuevamente amenaza de muerte y aniquilación contra las organizaciones sociales que continúan desintegrando las políticas y el estado de conciencia del pueblo (…) Declaramos de muerte y seguimiento", reza el texto.

Ante el acontecimiento, los habitantes también declararon que las amenazas  de las autodenominadas Águilas Negras provienen  de los propios cuarteles y brigadas de la fuerza pública colombiana, con el objetivo de intimidar y presionar a organizaciones populares o actores políticos.

“Algunas de ellas provienen de los propios cuarteles desde las mismas brigadas que hay miembros de la fuerza pública, que utilizan este nombre de Águilas Negras para hacer amenazas y para presionar organizaciones populares o a fuerzas de oposición o a líderes políticos”, recalcó el vocero de la Corporación Arcoirís, León Valencia.

En este sentido, el activista humanitario Iván Cepeda, indicó que “hay estructuras que siguen funcionando que se les quiere llamar bandas emergentes o bandas criminales,   pero son estructuras que operan en la típica forma de los grupos paramilitares que asesinan a líderes sociales  que amenazan a defensores de Derechos Humanos”.

Ante este panorama, los habitantes claman al Gobierno Nacional hacer mayores gestiones en búsqueda de la resolución del conflicto armado; que además de los asesinatos, las  agresiones,  los atentados y los acosos; también causa en Colombia el problema de desplazamientos de los habitantes que huyen a otras fronteras por temor a los enfrentamientos entre las guerrillas y el Ejército.
 
teleSUR- Radio Caracol- El Espectador- El Tiempo- El Universal.com.co- La Vanguardia / lp

Se incrementan amenazas contra los alcaldes, denuncia el el director Ejecutivo de la Federación Nacional de Municipios, Fedemunicipios, Gilberto Toro

El Nuevo Siglo

Se ha incrementado en 200 los alcaldes amenazados: Toro

Según el funcionario, en Putumayo, Cauca, Nariño, Huila, Tolima y Arauca hay presión de las Farc, mientras que en las Regiones Atlántica y Pacífica son las Bacrim.

COMO PREOCUPANTE calificó el director Ejecutivo de la Federación Nacional de Municipios, Fedemunicipios, Gilberto Toro, la situación de inseguridad por la que atraviesan varios alcaldes del país.

El funcionario le contó a EL NUEVO SIGLO que se ha incrementado sustancialmente el número de mandatarios locales que han recibido amenazas o han sido objeto de atentados por parte de organizaciones al margen de la ley.

“Se ha incrementado en 200 los alcaldes que teníamos con amenazas realmente preocupantes. Ese incremento se ha manifestado en atentados”, señaló Toro.

Según el directivo de la Federación que agrupa a los 1.103 municipios de Colombia, después de varios años los alcaldes han sido objeto de amenazas, atentados e intentos de homicidio.

“Veníamos muy bien en el tema de seguridad y habíamos logrado unos indicadores regulares, pero lamentablemente este año han empezado a resquebrajarse esas condiciones de seguridad, porque después de cinco años empezaron a asesinar alcaldes, y ha habido amenazas contra alcaldes en Putumayo, Valle, Caquetá; en varios atentados han perdido la vida familiares de los alcaldes, también ha habido atentados con daños materiales, donde además los alcaldes han salido lesionados, como en el caso del alcalde de La Argentina (Huila)”, expuso.

Toro, además, rechazó el atentado del que fue víctima el alcalde de citada población, Dagoberto Gaitán Guerrero, quien en la noche del pasado miércoles resultó herido en un brazo, luego de que las Farc lo atacaran cuando se movilizaba en su vehículo oficial.

Gilberto Toro advirtió que en su mayoría las intimidaciones provienen de las Farc y de las denominadas bandas criminales emergentes, quienes podrían incidir en los próximos comicios electorales.

“Hay realmente una arremetida que proviene de las Farc, en su mayoría, y podemos advertir, y en eso coincidimos con el Ministerio del Interior, que también puede afectar los procesos electorales por parte de las bandas criminales. Obviamente la presencia de las bandas criminales ha afectado la gobernabilidad de los alcaldes”, precisó.

De otro lado, el funcionario señaló que las regiones donde hay más riesgo de amenazas y atentados contra los alcaldes, son aquellas donde operan la guerrilla y las bandas criminales, o sea el sur del país y las costas Atlántica y Pacífica.

“Las regiones tradicionalmente con más amenazas a alcaldes son aquellas donde los miembros de las Farc hacen presencia, o sea, el sur del país, Putumayo, Cauca, Nariño, Huila, Tolima, Arauca. Con la presencia de las bandas criminales, también hay riesgo en los departamentos de la Costa Atlántica y Pacífica y Antioquia”, señaló.

De otro lado, el Director Ejecutivo de la Federación solicitó un mayor compromiso del Estado para frenar el avance tanto de las Bacrim, como de la guerrilla.

“El Comité de Regulación y Evaluación de Riesgos, que es manejado por el Ministerio del Interior, siempre ha estado atento a las amenazas y ha respondido de una manera eficiente. Sin embargo, el tema no es sólo de la capacidad de respuesta de ese Comité a solicitudes individuales, sino a una necesidad de que el Estado, a través de sus organismos de Inteligencia y la Policía y el Ejército, pueda frenar el avance de la guerrilla y las bandas criminales, que han ido saliendo de sus escondites y están actuando con mayor capacidad para atentar contra la democracia y contra los Derechos Humanos”, le manifestó a este Diario.