17 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los Verdes: partido pero no secta religiosa.

19 de febrero de 2011
19 de febrero de 2011

A quien se atreve a cuestionar, simplemente lo tachan de la lista de los fieles y punto.
Ese sentimiento religioso, en el caso de los mahometanos es trasladado a la política y por eso, sobre todo las sectas más recalcitrantes como los shiítas y los sunitas, no admiten que quien gobierne lo pueda hacer como representante del pueblo sino como representante de los fieles del Profeta y de Alá. Y cuando así se da la situación, quienes conducen los destinos de los países islámicos, no se equivocan y nadie los puede contradecir. Algo parecido ocurre con el Papa entre los católicos, cuando habla “Excátedra” porque se asume que lo ilumina el Espíritu Santo.
En el caso del Partido Verde se ha levantado una verdadera polvareda porque Antanas Mokus habla y se equivoca, o porque Lucho plantea algunas discrepancias con Peñalosa o porque este último conversa con Uribe. Las noticias van y vienen, pero lo que hay en el fondo es que hay varias personas en la dirección del Partido que tienen opiniones diversas y eso es lo interesante del Partido Verde, que hay pluralidad y que es posible expresar las opiniones divergentes, conversar y llegar a acuerdos. Por ejemplo: me parece terrible que Antanas Mokus hubiera dicho que estaba interesado en presentarse como precandidato del Partido para la elección de alcalde de Bogotá. Lo digo porque había un acuerdo tácito de que él en su momento aspiraría a la presidencia de la República y en ese proceso lo acompañó Peñalosa en el entendido que éste aspiraría a la alcaldía. Afortunadamente, para utilizar un término de Mokus, éste se le “desatravesó” y llegaron a un acuerdo.
¿Cuál era o es el temor que tienen muchos con Peñalosa? Todo indica que la intención de voto que el expresidene Uribe tiene por este candidato. Pero para mí es claro que mientras Peñalosa reciba el aval del Partido Verde y se comprometa a desarrollar el programa de gobierno que este Partido ha elaborado, cualquier ciudadano, Conservador, Liberal, de la “U” o del “Pin”, tiene el derecho de depositar el voto por quien quiera. Ni más faltaba que el Partido Verde lance la campaña que diga: “Sólo se admiten los votos de los militantes del Partido Verde y a quienes previamente se les haya certificado el “Sello Verde”.
Otra cosa bien distinta es que Peñalosa entre a “negociar” con otros Partidos el programa de gobierno y que se aparte de la filosofía que hasta el momento ha venido defendiendo el Partido en cuanto a “la vida es sagrada”, “no todo vale”, “prioridad a la educación” y otros muchos principios que son irrenunciables. Eso, hasta el momento no se ha dado y estoy seguro que no se hará. Mientras tanto, se trata de sumar, eso sí, son condicionamientos por el acompañamiento que se haga con los votos. La orfandad que tiene la “U” en Bogotá, es evidente. No existe una persona en este momento que pueda gerenciar y liderar un proceso de reconstrucción de Bogotá y dar comienzo a solucionar tanto entuerto que ha dejado esta administración. Amén.