20 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El desempleo y el rebusque

6 de febrero de 2011
6 de febrero de 2011

La oferta de empleos que proporcionan los distintos sectores económicos es insuficiente. Aquí es donde se agrieta o rompe la legalidad de un sistema económico con la ilegalidad de las masas hambrientas que buscan un espacio productivo en la sociedad. Se entiende la obligación con la solidaridad social de la economía.

Es el fenómeno social del rebusque en las calles, de los vendedores ambulantes signados en sus desventuras por el acoso policial, los ajos y blasfemias de los transeúntes por la usurpación de las aceras, los vaivenes de las calles con automotores y paseantes que se eluden y toleran. Es un mercado persa de gritos, aullidos y cláxones.

Es un fenómeno económico de desempleo con rebusque, de desplazados, de hombres jóvenes sin escolaridad y oportunidades, quizás de jubilados que optaron por aumentar su estipendio. Es un cubrimiento de la doble faz de comerciantes organizados que según la teoría del rumor sustentan el cubrimiento del espacio público con varias mercancías de sus almacenes en puestos que dan trabajo a los vendedores en las calles.

Es una señalización con el índice acusativo para la clase gobernante; gobernador viajero de políticas ineptas y alcaldía exhibicionista que alardea de los 190 mil millones de las Ciudades Amables. La sociedad civil indiferente. Pero los empresarios, la agroindustria, los cafeteros, plataneros, yuqueros siempre han sido solidarios y creadores de fuentes de empleo. Lo mismo podemos decir de la industria de la construcción de vivienda. Los oficios anejos como los piedra canto, areneros, volqueteros. La industria del mueble es uno de los fortines económicos del departamento.

Las motivaciones para la industria vienen de la exigencia al Estado de mejores servicios públicos y la regularización de las tasas de impuestos. Las regalías anunciadas deben tener un contenido económico y social. Combina responsabilidad con eficiencia.

Es necesario crear empleos. Es el momento de la solidaridad social y económica. Esta advertencia es un llamado contra los que se ufanan de llenar sus arcas monetarias, sin sentarse a pensar los males que nos afligen por sus egoísmos. Concomitante con el principio evangélico de la caridad. El rebusque o desempleo es referido a la desigualdad, es un indicador que debe tomar en cuenta el acceso a la salud, el derecho a la educación, a las tecnologías, a la riqueza.

Vivimos envueltos en la mentira de que somos ricos viviendo del pasado. Los cafeteros fueron quienes hicieron la industrialización del país, con el dólar diferencial que les permitía importar maquinaria a los industriales, con la plata que el estado le quitaba a tan importante sector de la economía. La evidencia demuestra en nuestro departamento que si hay cosecha, tendremos puestos de trabajo y el dinero se irriga por todos los estratos económicos y sociales.

El Estado debe hacer su provisión. Siempre por un efecto atávico descargamos la responsabilidad en la economía que obtiene subsidios y en el caso del Quindío un departamento agrícola, comercial y turístico estacional. Necesitamos la concertación de los distintos sectores económicos para lograr superar el cuello de botella de los desempleados que desdice de nuestra condición productiva y solidaria. Nos adentramos en los campos cooperativos de la solución social, donde es palpable la unión y la solidaridad.

El rebusque toca aspectos éticos, la dignidad de las personas, el estado de necesidad. Decía el abate Pierre “para hablarle al hombre de Dios, primero debemos llenarle el estómago”.Crónica del Quindio.