7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Expogranja: un evento de la Feria que merece visitarse

7 de enero de 2011
7 de enero de 2011

La variedad de lo que allí puede encontrar el visitante, convierte esta exposición en una pequeña feria dentro dela feria. 

Todo porque en el interior de este plantel educativo se puede admirar desde un pequeño bonsái hasta el más imponente de los caballos. Mientras el bonsái tiene un costo de tres mil pesos, un ejemplar de raza Frisón puede alcanzar un precio superior a los cien millones de pesos.

En Expogranja hay de todo. Desde una paloma blanca hasta un toro de exposición raza Brahman que por su nobleza se roba las miradas de todos los visitantes. Una vez en el interior, las personas se detienen en todo lo que allí se expone. El primer puesto para visitar es el que queda después de la entrada. Bajo una carpa blanca funciona un vivero donde se pueden apreciar todo tipo de matas. Hay pinos, margaritas, anturios, pompones y azaleas. Allí mismo están los bonsái en miniatura. La persona que atiende este puesto dice que sus nombres son simbólicos: Juan del dinero, la fortaleza, la millonaria, la tabla de Moisés, el cactus.

Expogranja es una exposición para disfrutarla con toda la familia. Porque todos, padres e hijos,  se entretienen recorriendo los diferentes pabellones. Y hay objetos y cosas para todos los gustos. Los niños pueden divertirse brincando en piscinas inflables, los estudiantes pueden disfrutar de un paseo en cuatrimoto por una pista acondicionada para tal fin, los grandes pueden detenerse a mirar el vehículo último modelo de la marca Citroen. Mientras los niños se hacen tomar fotografías al lado de un hermoso caballo Pony Shetland, las señoras se entretienen observando artículos para la limpieza de la piel.
Lo que más disfrutan los visitantes en Expogranja son los animales de gran tamaño. El pabellón donde se exhiben los toros de exposición y los caballos de casta se convierte en un escenario para tomar fotografías. Todo mundo quiere hacerse retratar al lado de un hermoso toro blanco de raza Normando que despierta admiración por su imponente figura. Los niños quieren montarse en los caballitos Pony, las niñas se entretienen tocando los conejos de hermosos colores que están a la entrada del pabellón, las personas de edad acarician las ovejas y las damas se detienen ante el espectáculo que ofrecen los peces en los acuarios.

De la misma forma como se pueden observar manualidades hechas en madera, o artesanías de fique, o ruanas en lana de Marulanda, o menjurjes para la buena suerte, se encuentran casetas donde se puede degustar una cerveza, o puestos de venta de chorizos, o pabellones donde le muestran al visitante todo lo que en materia de construcción se puede hacer con la guadua. En este sitio se pueden ver modelos a escala de edificaciones hechas totalmente en este material. Inclusive explican cómo se arman las estructuras en guadua.

El Expogranja el visitante no solo puede observar. También puede interactuar con los animales. Le pueden dar alimento en su propia mano, acariciar la cabeza de los toros de exposición, sobar la piel reluciente de los caballos, darle palmadas a los marranos, ofrecerles granos de maíz a las palomas o posar junto a un hermoso perro pastor pirineo de reluciente pelo blanco. Los que más se divierten son los niños. Sobre todo porque les pueden hacer cosquillas en la barriga a los perros. Hasta hacen sacar de las jaulas a los conejos para tenerlos en sus manos por unos cuantos minutos.

Esta exposición es uno de los eventos feriales más atractivos. Gentes de todas las edades llegan hasta allí para pasar una tarde en familia. Para entretenerse, solo se necesita querer hacerlo. Sentados en unas bancas acondicionadas alrededor de la pista de exhibición de ejemplares se pueden pasar toda una tarde admirando los caballos de paso fino montados por bellas amazonas. O los toros de exposición que dan la vuelta a la pista para que la agente aprecie su nobleza. Mientras los niños juegan en un pequeño parque de atracciones, los padres se sientan en una cómoda caseta a observarlos.

A Expogranja ingresan en promedio cinco mil personas diarias. Esta cifra da una imagen del interés que esta exposición despierta en las personas que vistan a Manizales durante estas fiestas, o en los manizaleños que quieren alegrar la vista observando animales exóticos como los gallos con copete que aquí se exponen. Un marrano reproductor gigante que pesa un poco más de 150 kilos es otro de los animales que despiertan curiosidad.