23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El arrebato de sinceridad de Simón Vélez

12 de enero de 2011
12 de enero de 2011

 simon velezVélez (foto) dijo que esperaba que el parentesco lejano que tiene con el mandatario local no fuera obstáculo para recibir la distinción. Del público salió una sonora rechifla, y Vélez y Llano enmudecieron. El que salvó la situación fue el presentador, también manizaleño, Javier Hernández Bonnet, quien dijo que, independientemente de su lazo sanguíneo con el alcalde, Vélez merecía el homenaje desde hacía muchos años. Teléfono Rosa, El tiempo.

Otros confidenciales

La mano recia

La dama de hierro Sandra Morelli, contralor General de la República, no da el brazo a torcer en sus investigaciones sobre el cartel de las contrataciones. Ahora anda sobre las pistas de la Empresa de Energía de Pereira, para establecer la forma como depositaron $38 mil millones en la firma Proyectar Valores de Medellín, para prestárselos a los Nule. El problema es que los Nule eran propietarios del 50% de la empresa Enertolima, dueña a su vez del 49% de Enerpereira. Como se dice popularmente, un préstamo de yo con yo… Juan Paz, El Mundo.

Por el poder regional

Aunque lo niegue una y otra vez su alter ego Oscar Iván Zuluaga, el ex presidente Uribe está afinando su artillería para ir por el poder regional en las elecciones del último domingo de octubre próximo. Dicen que en algunas zonas del país se presentará con las banderas de “Primero Colombia”, movimiento que le sirvió de trampolín para su primera campaña presidencial, en los prolegómenos del nuevo milenio. La ofensiva de este amante confeso de los votos y de los pleitos, apunta a conquistar la mayoría de gobernaciones, alcaldías, concejos y asambleas. Zuluaga rechazó una sugerencia del director de La W, Julio Sánchez Cristo, según la cual, lo que el Uribismo pretende es montarle a Santos un gobierno paralelo a través del poder regional, quedándose con las mejores alcaldías y gobernaciones del país. Juan Paz, El Mundo.

Laureano y Gramalote

A raíz de la tragedia de Gramalote, se han recordado los vínculos del ex presidente Laureano Gómez con esa población nortesantandereana, lo mismo que la estatua del fogoso jefe godo. Pero sobre esta no se ha dicho todo. Conocedores de la historia del país han rememorado el debate público que sostuvieron Alvaro Gómez, el hijo de Laureano, y el jefe conservador de Norte de Santander, Lucio Pabón, por la estatua del caudillo. Como Lucio se le abrió a Laureano y se fue con el dictador Rojas, el delfín escribió en El Siglo que jamás permitiría que Pabón encabezara o asistiera o participara, siquiera, en el acto de instalación en Gramalote de la estatua de Laureano. Pabón le respondió que tendría que estar mocho, ciego, cojo, mudo, mejor dicho, inservible, para no ir o estar presente en Gramalote en ese acto. Y retó a Gómez a que le impidiera ir a ese pueblo, en el que Pabón mandaba la parada, políticamente hablando. Juan Paz, El Mundo.

Off the Record
El Nuevo Siglo

Garzón gana peso…

Aunque el propio vicepresidente Angelino Garzón fue el primero en advertir que la decisión de replantear al alza el salario mínimo fue tomada de manera unilateral por el presidente Juan Manuel Santos, en muchos círculos políticos se considera que lo ocurrido evidencia que el segundo a bordo en la Casa de Nariño está ganando peso específico en el rumbo gubernamental, incluso por encima de las consideraciones técnicas de algunos ministros. Es más, se rumora que a finales de este año, Santos designaría a Garzón para que participe activamente en la Mesa de Concertación Salarial para 2012.

Hagámonos pasito…

Aunque se sabe que a la cúpula empresarial no le cayó nada bien el anuncio presidencial de reajustar a 4% el alza en el salario mínimo, algunos líderes gremiales pidieron no generar una gran tormenta alrededor, tanto por el mal recibo que una actitud así tendría en la opinión pública, como porque, al final de cuentas, lo que está en juego sería un poco más de $3.000, suma que, aunque impacta sensiblemente el costo de la nómina en general, no es como para plantearle un pulso a una Casa de Nariño que tiene en la mira el desmonte de incentivos tributarios a las rentas de capital y que acaba de ampliar la base de pagadores del impuesto al patrimonio, con el fin de allegar recursos para atender la emergencia invernal.

¿Plan de papel?

Mientras avanza la discusión del Plan Nacional de Desarrollo presentado a finales del año pasado por el Gobierno, aumentan las voces de parlamentarios y dirigentes de distintos sectores que piden que el texto sea devuelto a la Casa de Nariño y ajustado con base en todo el plan de recursos, obras y proyectos que requerirá para que el país pueda afrontar los daños dejados por la drástica ola invernal. Según algunos congresistas, no tiene sentido analizar un Plan de Desarrollo cuyos horizontes en materia de metas y énfasis se quedarán en el papel, dada la dimensión de la tragedia y lo que demandará reparar sus billonarias secuelas.

La “lideresa”

Llamó la atención de algunos dirigentes políticos la frase utilizada en el último comunicado del grupo Colombianos y Colombianas por la Paz, en torno al proceso de liberación de tres integrantes de las Fuerza Pública y dos concejales secuestrados por las Farc. “La lideresa Piedad Córdoba…”, se lee allí. Según algunas fuentes cercanas al grupo de facilitadores civiles, el término “lideresa” no es gratuito y responde a la necesidad de darle a Córdoba (destituida de su cargo de senadora por la Procuraduría) un estatus protagónico y determinante en todo el proceso de liberaciones y búsqueda de una salida pacífica al conflicto. Vea, pues.

Una sola cuenta

En vista de las controversias que se están multiplicando por la forma en que algunas administraciones departamentales y de ciudades capitales interpretan sus cifras de criminalidad, varios parlamentarios retomaron la idea de crear una matriz única y de aplicación general en todo el país para medir si los niveles de seguridad mejoran o se deterioran. Fiscalía, Policía, Fuerzas Militares, DAS, Consejo Superior de la Judicatura y Medicina Legal, así como las instancias regionales y locales de gobierno, tendrían que atenerse a esa fórmula y, entonces, se obtendría un indicador más objetivo.