23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se avecinan gigantescas compras de oro.

29 de diciembre de 2010
29 de diciembre de 2010

La situación, hoy por hoy, tiene a los investigadores del mercado, en tenso estudio y en análisis permanente debido a las fluctuaciones que ha experimentado el metal en los últimos meses. Ciertamente, el precio del metal precioso ha avanzado muy por encima de un 20% en lo que va del año, meta que muchos especialistas habían denotado como el máximo que alcanzaría.

El esquema del crecimiento del oro para el año venidero cambiará sustancialmente, pues en el 2010 se apreciaron compras grandes de inversionistas en todo el mundo y algunos bancos privados, empero, en el año siguiente, sin duda, se dinamizarán las compras a raíz del anuncio de las entidades estatales de emisión de papel moneda  de diferentes naciones de respaldar sus monedas con grandes reservas de toneladas de lingotes de oro.

Efectivamente, "Los bancos centrales serán compradores netos de oro en el 2011 por primera vez en casi dos décadas, manifestó el Consejo Mundial del Oro (WGC, por su sigla en inglés).

Marcus Grubb, director general de inversiones del WGC, aseguró a delegados en el Congreso Mundial de Inversiones de Oro en Londres, que “el año próximo veremos un escenario en el que los bancos centrales sean compradores netos de oro, por primera vez en más o menos 17 años”.

El responsable dijo que los bancos centrales han sido compradores netos de 7.7 toneladas de oro en el segundo trimestre del 2010. Antes del 2009, las ventas promedio del sector oficial eran de 400 toneladas por año.

Los precios del oro subieron a récord por encima de 1,400 dólares la onza, muy recientemente, impulsados por la persistente debilidad del dólar proveniente de las expectativas crecientes de que la Reserva Federal estadounidense mantendrá las tasas de interés muy bajas para incentivar el crecimiento económico.

En el mercado mundial, por estos dias, ha surgido la tendencia en los bancos centrales en Asia, más recientemente en Tailandia y Bangladesh, de incrementar sus reservas del metal. “Tenemos muchos bancos centrales en Asia que tienen pocas primas en el oro”, dijo Grubb.

Otros bancos ya han oficializado sus compras en la India y en Iran, por ejemplo. Se espera que Rusia y China sigan comprando oro de manera vertiginosa, subrayan otras fuentes.

Así las cosas nos preparamos para ver en el mercado mundial una excepcional demanda del metal precioso, – el cual podrá superar los U$ 2000  dólares en el 2011, -si siguen en deterioro las economías de Estados Unidos y la Unión Europea-, por parte de inversionistas privados, de bancos centrales y de miles de personas compulsivas frente a los dispensadores auríferos instalados en grandes e importantes aeropuertos y hoteles del mundo.