24 de abril de 2024

Falsas ilusiones

4 de diciembre de 2010
4 de diciembre de 2010

Por estos días circula un correo electrónico titulado, “Farsa de Protagonistas de Nuestra Tele”. En él, una serie de fotografías indican que muchas de las cosas que se han dicho y mostrado en el programa, son falsas.
En las fotos se pueden ver a los participantes del reality modelando en diferentes campañas publicitarias o eventos, algunos compartiendo con actores o figuras del espectáculo y uno en particular actuando en la novela “Amor en Custodia”. Se muestra además escenas y diálogos de capítulos, grabados en fechas distintas a las de su emisión, lo que supone que no son las personas que votan mediante mensajes pagos, las que eligen a los ganadores.
No creo que tenga algo de malo que todos los participantes de la casa estudio, hayan modelado o actuado antes de llegar allí, lo malo es que engañen al televidente e inventen historias de vida para que la gente se encariñe o solidarice con uno de ellos y salga a votar, ya no a favor de quien quiera proteger, sino en contra de quien desee sacar del programa, intención hasta perversa, en un país donde está demás avivar odios.
No tiene de malo que alguno de ellos se fotografíe con los famosos, pero sí que abran una convocatoria en todo el país, jugando con las ilusiones de la gente que ve en esa oportunidad su única opción para cumplir el sueño de ser famoso, cuando los participantes son elegidos a dedo sin tener que amanecer en las largas e incómodas filas que sólo sirven para burlarse de quienes las hacen y venderle una que otra buena historia al televidente que termina consumiendo toda una farsa.
Lo más delicado de todo es la estafa. ¿Dónde están las autoridades? Miles, quizás millones de pesos de los colombianos son robados descaradamente y nadie interviene al mejor estilo del "laissez faire, laissez passer".
Muchos pensarán que esto lo ha inventado alguien para desprestigiar el programa, pero en el 2002 fui testigo de las irregularidades denunciadas. En Barranquilla, de los cientos de la fila a ninguno le hicieron casting o entrevista o siquiera le tomaron fotos. Después de pasar una hoja donde la gente anotaba sus datos, dijeron que llamarían. Al día siguiente pasé a preguntar cómo seguiría el proceso porque debía regresar a Cartagena. Me recibieron muy bien. Yo no entendía, hasta que me preguntaron: ¿Tú eres de Cartagena la que viene de parte de Alfredo? Plop! Caí como Condorito, porque entendí que todos los que habían estado un día entero esperando por una oportunidad, habían perdido su tiempo, habían sido burlados. Muchos viajaron desde distintas ciudades de la región, tras una ilusión que les vendieron por televisión, como a diario recibimos noticias amañadas, manipuladas por intereses de toda índole que están muy lejos de garantizarnos una democracia.El Universal, Cartagena.

*Comunicadora Social-Periodista, especialista en Gestión Pública.