24 de abril de 2024

Colombia pedirá a Israel la extradición de Yair Klein

18 de diciembre de 2010
18 de diciembre de 2010

En carta con fecha del 16 de diciembre, dirigida al Juez Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad, del Distrito Judicial de Manizales, el Ministro Vargas Lleras solicitó la documentación necesaria para tramitar una solicitud de extradición con un país con el que no se tiene convenio de extradición vigente.

"La semana entrante se estará pidiendo formalmente en extradición a este delincuente, para que purgue su pena en Colombia como le fue impuesta o bien lo haga en Israel en virtud de un execuator, como alternativa subsidiaria", aseveró el alto funcionario.

La documentación solicitada será remitida al Ministerio de Relaciones Exteriores para que éste sujetándose a los convenios o usos internacionales, adelante las gestiones diplomáticas necesarias para obtener de Israel la extradición.

La decisión del Gobierno Nacional se tomó después de que Yair Klein fuera dejado en libertad por las autoridades rusas, tras un fallo del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

¿QUIÉN ES JAIR KLEIN?

Terra

Jair Gal Klein, ingresó en 1962 a la Fuerza de Paracaidismo del Ejército de Israel, donde prestó sus servicios durante 25 años, para luego ser trasferido al Comando Anti – Terrorista, especializado en ataques e incursiones, hacia el año de 1972, de acuerdo con información suministrada por la Policía Nacional.

Durante su época de servicio, el militar se desempeñó como Jefe de Operaciones Técnicas del Ministerio de Defensa de Israel en la ciudad de Telaviv en el piso 16 de un edificio denominado “El Hueco”.

Para 1981, una vez retirado del servicio activo, fundó en Israel una compañía especializada en seguridad a la que denominó “La Punta de la Flecha”.

Klein era padre de cuatro hijos, divorciado y mantenía una obsesión por las armas de fuego.

Antes de su captura en Rusia, Jair Gal Klein, vivió en la ciudad de Yafo (Israel), tras ser absuelto por la justicia de Sierra Leona, por cargos que el ex militar enfrentaba por tráfico de diamantes y el entrenamiento de fuerzas irregulares.

KLEIN Y LAS AUTODEFENSAS

En 1988 se conoció por primera vez, de la presencia de Mercenarios israelíes en Colombia, cuando el extinto narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, canceló una cifra para la época exorbitante; se trataba de la entrega de US$80.000 a un grupo encabezado por Jaír Gal Klein, con el propósito de entrenar los grupos de autodefensas del Magdalena Medio, principalmente Puerto Boyacá.

Las información conocida indicaba que hacia el año de 1988, fueron contratados sus servicios, junto con los de Teddy Meldick, ex jefe de la Policía Antiterrorista de Israel y hombre del Mossat –Policía secreta israelí-, por la suma de ochenta mil dólares US $80.000.

Klein dio comienzo a sus adiestramientos a efectivos del paramilitarismo en el municipio de Cimitarra (Santander), dedicándose a entrenarlos en el uso de fusiles R- 15, G – 3 y escopetas, al igual que visores nocturnos y equipo técnico avanzado traído desde Israel.

De acuerdo con información suministrada por la Policía Nacional el curso estaba integrado por dos compañías denominadas Pablo Emilio Guarín Vera y Alberto Acosta (alias Cochise) y se adelantó en la escuela “Base 81”, ubicada a 11.5 kilómetros del municipio de Puerto Boyacá.

La instrucción incluyó especialización en manejo de explosivos; terrorismo; polígono y técnicas de ofrecer seguridad personal y servicios de escolta, impartidas a lo largo de tres meses, luego de que el mercenario hubiera hecho su ingreso al país por la ciudad portuaria de Cartagena (Bolívar).

Inicialmente se hospedaron en la residencia El Rosario de Puerto Boyacá y luego lo hicieron en una casa campestre de la organización, ubicada en la Isla de la Fantasía sobre Ciénaga de Palagua.

Para el curso, Henry Pérez, propuso el adiestramiento inicial de veinte (20) hombres, entre quienes se incluía a Ramón Isaza Arango, ex cabecilla de las autodefensas campesinas del Magdalena Medio y a alias Vladimir, quien es reconocido por ser el autor de la masacre de la Rochela, donde resultaron muertos once (11) funcionarios judiciales.

A su turno, el para entonces capo del narcotráfico Gonzalo Rodríguez Gacha, seleccionó otros veinte hombres provenientes de Pacho (Cundinamarca), entre quienes se encontraba a José Benito Rodríguez Muñoz, sobrino de Víctor Carranza Niño, y otros veinte hombres provenientes de los Llanos Orientales, entre los que se cuenta René Cárdenas, alias René, y un sobrino del llamado Zar de las esmeraldas.

Pablo Escobar Gaviria y Fabio Ochoa, seleccionaron a cinco hombres, entre quienes figuraban los hermanos Castaño Gil, quienes a la muerte del capo del Cartel de Medellín conformarían una de las estructuras más poderosas jamás vistas, integrando las denominadas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) .

La clausura del curso se efectuó en el Estadero Meseta de Puerto Boyacá y los diez mejores alumnos fueron distinguidos como combatientes excepcionales y entregados sus nombres a Rodríguez Gacha y Henry Pérez.

Jair Klein y su grupo de instructores, partieron en febrero de 1988, a través de un vuelo clandestino que les proporcionó el extinto narcotraficante en una de sus avionetas, con rumbo a Honduras.

PERFIL DE UN MERCENARIO

El 27 de enero de 2000, Klein se fugó de la prisión de Pademba Roat (Sierra Leona) junto a ocho de sus lugartenientes, siendo recapturado posteriormente en compañía de un prófugo de nacionalidad rusa, cuando intentaban huir en un bote, donde se encontraba prisionero por el delito de entrenar militantes de la organización terrorista Frente Revolucionario Unido (Fru) y de venderles armamento sofisticado.

El Coronel Klein protagonizó una espectacular fuga, luego de cruzar cinco puestos de control y burlar la vigilancia de 60 guardias carcelarios del presidio de Alta Seguridad. Al momento de su recaptura, Klein y Klyachakov tenían en su poder una de las llaves de las celdas de máxima seguridad.

El día 12 de junio de 2000, el Coronel Jair Gal Klein, concedió una entrevista al periodista Ronald Fisher del diario Maariv de Israel, en la ciudad de Yafo, donde destacó las actividades que había desarrollado en Colombia.

SITUACIÓN JURÍDICA

El día 6 de septiembre de 1989, la Fiscalía General de la Nación profirió orden de captura contra Yair Klein, mediante oficio C-16, proceso número 051, por el delito de Concierto para delinquir. Orden enviada a la Dirección General de la Policía en 1997, dentro de los procesos que la Fiscalía General de la Nación, anunció estaban vigentes.

El día 22 de enero de 1999, fue capturado por las Autoridades de Sierra Leona. En este año el Gobierno de Colombia, según fuentes israelíes, pidió en extradición al detenido con el objetivo de aclarar los magnicidios de Luis Carlos Galán Sarmiento, la destrucción del avión de Avianca en pleno vuelo y el entrenamiento y entrega de armas a comandos "Paramilitares" al servicio de Pablo Escobar Gaviria y Gonzalo Rodríguez Gacha en 1989.

24 de enero de 1989: Klein es sindicado de coordinar el tráfico de un cargamento de armas incautadas en Guaduas (Cundinamarca).

15 de marzo de 1989: El mercenario es mencionado por primera vez en un proyecto de establecer una escuela de instrucción paramilitar.

06 de agosto de 1990: Jair Klein es sindicado de intercambiar armas por cocaína.

16 de agosto de 1990: El ciudadano israelí participa en la elaboración del plan que culminó en el asesinato del candidato liberal a la Presidencia de la República, Doctor Luis Carlos Galán Sarmiento (180889) y de entrenar a sicarios que ejecutaron las masacres de las fincas de La Negra y El Tomate.

18 de octubre de 1990: un fiscal militar de Israel, lo acusa con Shoshani y Sarfati de haber gestionado engañosamente la adquisición de cuatrocientos (400) fusiles y cien (100) ametralladoras Uzi, que fueron desviadas desde Puerto de Saínt Jhon, capital del protectorado británico, enviadas a propiedades del extinto narcotraficante José Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el “Mexicano”.

04 de octubre de 1999: la fiscalía General de la Nación pidió la máxima condena contra Yair Gal Klein y sus mercenarios Terry Helntiz, Abraham Tzedaka, Izhack Shoshany Mejarot y Arik picciotto Afez, quienes fueron creadores de los grupos paramilitares en Colombia.

En 2002 el tribunal superior de Manizales, lo condenó a diez (10) años y ocho (8) meses de prisión, además de una multa por veintidós (22) salarios mínimos legales mensuales vigentes, por el adiestramiento y prácticas de guerra a grupos de autodefensas.

AUTODEFENSAS, GUERRILLA Y NARCOTRÁFICO

Las Autodefensas, fueron inicialmente consolidadas hasta 1975 en áreas como el Magdalena Medio, a la altura de Puerto Boyacá, La Dorada, Puerto Berrío y el área limítrofe entre Urabá y Córdoba, con el fin de contener el considerable aumento de la subversión en estas regiones, dándose a la tarea de exterminar cualquier organización armada o política que tuviera inclinaciones de izquierda.

En este sentido, el avance de los grupos armados de ultra derecha fue especialmente significativo en las áreas del Magdalena Medio, Urabá, los Santanderes y Tolima, hasta tal punto que sus acciones se tradujeron en acciones de retaliación que atentaban contra los derechos humanos.

Fue así como en 1980 el Gobierno decidió derogar la ley, precisando bajo un marco de presión igualmente internacional, la ilegalidad de estos grupos a partir de ese momento, debido a que las autodefensas habían alcanzado altos niveles de criminalidad que comenzaban a ser denunciados por la comunidad ante el Estado.

La transición de ese marco legal a un episodio ilícito, generó una fuerte reacción al interior de sectores del narcotráfico, que capitalizaron el número en armas de cada estructura en áreas altamente estratégicas como el Magdalena Medio y Córdoba, para convertir las denominadas autodefensas en el ala militar del narcotráfico.

Entre 1983 y 1984, se conoce por primera vez en la historia de 3 personas importantes en el marco de las autodefensas. Ramón Isaza, veterano de estas estructuras, había sido un militante normal de la organización que para esa época era dirigida por el padre de la familia Pérez y Otero. Henry Pérez cabecilla de las Autodefensas del Magdalena Medio y Ariel Otero, quienes conservaban dos líneas distintas. El primero afín con un principio de lucha antisubversiva, pese a los vínculos de su familia con el narcotráfico y Ariel Otero de la línea del narcotráfico.

Por su parte en Córdoba se gestaba el nacimiento de dos estructuras de autodefensas en el departamento, dirigidas por los hermanos Castaño Gil que viajaban constantemente a Medellín, para entrevistarse con el jefe del cartel de Medellín Pablo Escobar Gaviria.

La influencia de estas organizaciones al servicio del narcotráfico trascendió a escenarios de confrontación, además internos del fenómeno del tráfico de drogas. El lavado de activos era una necesidad, de ahí el interés de alias El Mexicano, por penetrar la zona esmeraldífera de Boyacá, buscando una excusa para la legalización del dinero ilícito. Esto marcó el inicio de un conflicto entre esmeralderos e integrantes de las Auc.