7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Renunció a su columna en «La Patria» Carlos Arboleda González

23 de noviembre de 2010
23 de noviembre de 2010

En una ácida carta en la que cuestiona duramente el tratamiento que le ha dado en sus páginas al gobernador de Caldas, Mario Aristizábal Muñoz, "injuriándolo y calumniándolo", dijo a Escobar que "prefiero la lealtad a sumarme a sus intenciones de acabar, a toda costa, con la honra y el buen nombre de nuestro gobernador".

"Entrego mi columna quincenal, antes que condenar a un funcionario, como nuestro gobernador, que merece respeto y consideración, dada su dignidad. Debemos tener fe en nuestras instituciones, en la justicia, antes que convertirnos, por el poder que otorgan los medios, en jueces y verdugos morales", expresó Arboleda.

El texto de la carta que envió al director de "La Patria", es el siguiente:

Apreciado Nicolás:

Llevo 18 años como columnista de La Patria, gracias a una invitación que me hizo, en 1992, Luis Felipe Gómez Restrepo, su director entonces. Luego su padre, Luis José, me incluyó, semanalmente, en el día domingo. Desde esta columna, Y así pasan los días, me dediqué, durante todo este tiempo, a exaltar, básicamente, los valores culturales de los caldenses. Rara vez mi columna tuvo tinte político.
Estoy de acuerdo que los medios de comunicación deben ser los veedores de las acciones de los funcionarios públicos, pero al perderse la objetividad como lo ha hecho La Patria, ensañándose contra un funcionario que no ha sido condenado y prestándose para que otros medios de comunicación denigren contra una persona, como el gobernador de Caldas, Doctor Mario Aristizábal Muñoz, en detrimento de su buen nombre y de una región; cuando uno de sus columnistas impúnemente lo compara con don Vito Corleone o con los gángster de “Casino” y “Buenos Muchachos”, películas de Martin Scorsese, injuriándolo y calumniándolo, convirtiéndose La Patria en juez y verdugo, cierto estoy que el legado del Doctor José Restrepo Restrepo se ha perdido.
Se ha puesto en duda mi continuidad como columnista hasta tanto no rectifique lo que escribí, en mi última columna, en defensa del gobernador en torno al escándalo por una deuda que los chanceros le cancelaron, antes de ser gobernador. Ustedes, repito lo dicho en mi columna, han querido, malintencionadamente, condenarlo sin que las instancias judiciales pertinentes se pronuncien sobre el caso. La Patria no puede usurpar atribuciones de las entidades encargadas de administrar justicia.
La libertad de prensa consiste en respetar la opinión contraria. La solicitud que usted me ha hecho para que me retracte, no sólo es un atentado a esa libertad de prensa, sino que es una ofensa contra el criterio de libertad de opinión que debemos tener quienes escribimos. Prefiero la lealtad hacia un gobernante que ha hecho una gran transformación en el Departamento, por ejemplo, en el campo vial, el cual estaba colapsado, a sumarme a sus intenciones de acabar,  a toda costa, con la honra y el buen nombre de nuestro gobernador.
Sigo convencido que el manejo que se le dio a la rebaja de los aportes de Susuerte S.A. a las finanzas departamentales estuvo ajustado al marco de la ley. Y, de igual manera, reprocho, con vehemencia, las difamaciones e  insultos del columnista Alejandro Samper Arango contra nuestro gobernador.
Entrego mi columna quincenal, antes que condenar a un funcionario, como nuestro gobernador, que merece respeto y consideración, dada su dignidad. Debemos tener fe en nuestras instituciones, en la justicia, antes que convertirnos, por el poder que otorgan los medios, en jueces y verdugos morales.
Por haberme permitido, desde mi columna, “Y así pasan los días”, resaltar los valores culturales y artísticos de mis paisanos y de los pueblos de Caldas, gracias.
Nicolás: espero que esta carta la haga pública para que mis lectores, de tantos años, entiendan las causas de mi retiro,
Cordial saludo,

Carlos Arboleda González
C.C.10.228.069 de Manizales