2 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Reclamar subsidio de vivienda, toda una odisea

17 de noviembre de 2010

Hace unos días escuchamos a la doctora Beatriz Uribe, Ministra de Vivienda, haciendo un diagnóstico social sobre el tema, manifestando su preocupación porque los postulantes los están dejando perder.
Para ser incluido en cualquiera de los programas de vivienda de interés social regulados por el Gobierno, se requiere un mínimo de requisitos, pero, cuando Usted querido ciudadano recibe la comunicación anunciándole la buena nueva, por favor, no se emocione, ni mate el pollito todavía, porque, de ahí en adelante el camino es largo y culebrero, si logra coronar considérese todo un quijote, o a lo mejor tiene una palanca por lo alto que intercede por Usted.
Son más de treinta los trámites los que el pobre postulante requiere realizar, en su mayor parte innecesarios, yo diría que pueden reducirse a ocho,  pero como hay que sostener toda una burocracia arrogante, sin ningún sentido de sensibilidad, cada trámite pasa por la petulancia de funcionarios públicos que no tienen un mínimo de consideración por las familias beneficiarias, que por lo regular deben desplazarse desde otros extremos con un costoso transporte y precarios medios de subsistencia. Tuve la oportunidad de dialogar con varios de ellos, casi todos coinciden en que es más costoso el trámite, que el beneficio que finalmente reciben, eso sin contar los actos de corrupción con que se topan en el camino, por lo regular, no falta el funcionario o contratista corrupto, que siempre está al acecho, prestos a robarles el dinero de sus precarias ilusiones.
¿Hasta cuando la vivienda en nuestro País continuará sirviendo de escenario de grandes protagonismos políticos y chequera de avivatos, que se enriquecen de la noche a la mañana con necesidad tan básica y sensible para la mayoría de los hogares, que sueñan todos los días, liberarse del yugo de un arriendo, o de la voracidad de las instituciones financieras, que los estrangulan con las cuotas mensuales, por un pírrico préstamo el cual hay que pagar diez o más veces su valor inicial?
Valdría la pena que la administración del Presidente Santos, que aún está empezando y que a poco mas de cien días de iniciado su mandato, está mostrando ser Gobierno de gran sensibilidad social, tomara cartas en asunto tan delicado, que se ha convertido en el suplicio de cada día y en el temor de cada amanecer, para millones de compatriotas que esperan bajo el techo de sus viviendas, les llegue el verdadero drama de un desalojo, o el embargo de sus haberes domésticos, por el simple hecho de no tener conque pagar un canon de arrendamiento a los dueños de la vivienda, o las cuotas atrasadas a las voraces instituciones financieras.
Considero que el Estado debe asumir con verdadero sentido de humanidad, los programas de vivienda de interés social para quienes realmente la necesitan, aminorando los trámites para acceder a ella, sin tanto protagonismo y politiquería. Pero, lo más importante, metiendo en cintura a los bancos y demás instituciones financieras, que la mayoría de las veces incumplen los compromisos adquiridos para tan loable labor.   

[email protected]
[email protected]