7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los delitos del DAS, en camino hacia la impunidad

29 de noviembre de 2010
29 de noviembre de 2010

Prácticamente todos censuraron al gobierno panameño por la decisión de otorgarle asilo, algunos culpan a la Fiscalía General de la Nación por su lentitud y no faltan los que aseguran que detrás de todo está el Ex presidente Uribe, quien repite una y otra vez en sus mensajes por twitter que nunca ordenó interceptaciones y seguimientos ilegales.
En medio de la proliferación de puntos de vista sobre este execrable suceso, resulta conveniente recordar algunos hechos que ponen de presente el afán del gobierno anterior de entorpecer las investigaciones y amparar con la impunidad a los acusados de diversos delitos, utilizando para ello el servicio diplomático o las extradiciones.
Salvador Arana, sindicado de paramilitarismo y condenado por el asesinato del Alcalde de El Roble (Sucre), estuvo como Embajador en Chile; Jorge Noguera, Ex director del DAS, quien actualmente se encuentra encarcelado, fue Cónsul de Colombia en Milán (Italia); el Ex ministro Sabas Pretelt, sancionado por la Procuraduría por la “Yidispolítica” y procesado penalmente por la Fiscalía, estuvo como Embajador  en Italia; Juan José Chaux, Ex gobernador del Cauca, encarcelado por paramilitarismo, fue nombrado Embajador en República Dominicana, a donde no pudo viajar por sus problemas con la justicia; el General Mario Montoya, actual Embajador en República Dominicana, está señalado por los paramilitares de ser uno de sus colaboradores, y, como una demostración de la continuidad de la política del anterior gobierno, el Presidente Santos nombró como Embajador de Colombia en Italia a César Mauricio Velásquez, implicado en las interceptaciones ilegales hechas por el DAS.
Además, hay que tener en cuenta que el gobierno de Uribe extraditó a Estados Unidos a 14 jefes paramilitares y, como consecuencia, hasta ahora se ha imposibilitado que confiesen la verdad sobre sus crímenes y, en especial, sobre sus relaciones con los financiadores y patrocinadores del paramilitarismo.
En tales condiciones, resulta altamente sospechoso que una persona que por el cargo que desempeñó debe saber muchas cosas y que está acusada de graves delitos, termine en el exilio, como una manera de ponerse fuera del alcance de la justicia y frustrar cualquier posibilidad de que se conozca la verdad. A propósito, sería muy conveniente que las autoridades investigaran qué relación puede haber entre este hecho y los repetidos viajes del Ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria, precisamente a Panamá, según información publicada por Noticias Uno en su edición del 21 de noviembre del año en curso.
En nuestra opinión, el asilo de la Ex directora del DAS no obedece simplemente a una decisión aislada e individual, sino a un plan para evadir la responsabilidad y asegurar la impunidad para los más altos autores intelectuales de las actuaciones criminales cometidas por el DAS.
En consecuencia, esperamos que el gobierno y la justicia actúen con la debida diligencia para impedir que continúe la impunidad y para que los responsables intelectuales y materiales de tantos y tan graves delitos no se sigan burlando del país.