19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Invierno y ausencia de política vial pasan factura en las carreteras

16 de noviembre de 2010
16 de noviembre de 2010

En un candente debate con el ministro de Transporte, Germán Cardona, también subrayaron que los sobrecostos son una bomba de tiempo fiscal, que no hay recursos para nuevos proyectos y que las condiciones de contratación con las concesiones son onerosas contra la Nación.

Los argumentos de los congresistas fueron expuestos en el debate realizado en la unidad legislativa, con especial énfasis en sus efectos negativos sobre distintas actividades económicas  y, en particular, sobre los agricultores que no pueden sacar sus productos por vías terciarias para llegar a los centros urbanos a comercializarlos.

Fueron citantes del debate los senadores Maritza Martínez, Milton Rodríguez y Manuel Guillermo Mora (Partido de la U), Jorge Robledo (Polo Democrático), Félix Valera (Partido Verde) y Dayra Gálvis (Cambio Radical), y asistieron por el Gobierno el  ministro de Transporte, Germán Cardona; el director de Invias, Carlos Alberto Rosado Zúñiga, y la directora del Inco, Gloria Beatriz Álvarez.

La senadora Maritza Martínez hizo una radiografía sobre el “enorme atraso” de las vías en Colombia y dijo que, “en zonas petroleras como la vía al Llano la cantidad de carrotanques y tractomulas han hecho de la carretera un oleoducto rodante con todo tipo de peligros” y sugirió al Gobierno “disminuir los tiempos de ejecución de obras y reprogramar la ejecución de las vías” en sectores de los departamentos de Arauca, Casanare, Meta, Guaviare, Guainía y Vichada.

El congresista Milton Rodríguez dijo que el atraso en vías “es incalculable” y le pidió al gobierno “tomar atenta nota porque la crisis no es solo vial, también lo es fluvial y en los aeropuertos”, y reclamó atención para las obras en vías terciarias de Cundinamarca y también en la doble calzada que conduce a Girardot.
El legislador Manuel Guillermo Mora, señaló que “la situación no es distinta en Norte de Santander porque Cúcuta está a punto de quedar aislada por el pésimo estado de las vías” y planteó “que el Gobierno declare una emergencia vial con recursos y acciones inmediatas porque las pobladores no pueden sacar sus cosechas de arroz, ni sacar a los enfermos a los centros hospitalarios”, dijo al enumerar municipios como Hacarí, El Carmen, Sardinata,Bochalema, Ocaña, Toledo y Tibú que sufren graves consecuencias por taponamiento de vías.

El senador Jorge Robledo calificó como un “desastre de extrema gravedad la deplorable situación de la red terciaria” y dijo que más allá de la enumeración de las vías en mal estado “lo que hay que cuestionar es la crisis del sistema de concesiones para las dobles calzadas porque los únicos que se están lucrando son las empresas concesionarias que se enriquecen a costa del estado”.

Robledo le pidió al ministro de Transporte replantear el plan vial para “trazar vías donde realmente se necesiten, para hacerlas competitivas y, sobre todo, que dejen resultados visibles sobre la población porque no está claro que aunque aumentan la productividad hayan bajado los costos de los fletes o de los productos que transportan las empresas de carga”.

Otros cuestionamientos

El  congresista Luis Emilio Sierra (Partido Conservador), también presentó un “mapa de necesidades viales para Caldas” y dijo que “la situación es extremadamente grave” y señaló que la vía alterna de Manizales a Mariquita, la de Manizales-Honda-Cambao, la de Chinchiná-Marsella-Pereira “están también en dificultades” y sugirió puntualizar la grave situación ante el presidente de la República, el ministro de Hacienda y Planeación nacional “porque los esfuerzos del ministro de Transporte, se resuelven es con dinero”.

A su turno, la congresista Nora García Burgos (Partido Conservador), además de presentar el cuadro crítico de la svías del departamento de Córdoba se preguntó:  ¿de  qué le vale al país su extraordinaria geografía, sus pisos térmicos y el abnegado amor de los colombianos por el trabajo sino hay buenas vías para comunicarse y hacer floreciente el comercio y la industria? Pidió también involucrar a los alcaldes en las decisiones viales nacionales.

El senador Juan Córdoba (Partido Conservador), le pidió al Gobierno “tener en cuenta las vías de desarrollo minero a la hora de establecer su impacto en el mantenimiento y trazado de vías” y dijo también que son varias las carreteras de Arauca, Casanare y Norte de Boyacá que requiere “inmediata atención para que no queden aislados de los centros urbanos”. Recalcó también “urgencia” para destrabar la doble calzada en Paipa, Boyacá, donde los trabajos están suspendidos por exigencias de la comunidad y el alcalde de esa ciudad.

El congresista Lidio García (Partido Liberal), hizo un diagnóstico de la situación en Bolívar y aseguró que “ni los aguacates pueden salir de las fincas porque no hay vías y las consecuencias las vamos a notar en las ciudades cuando el costo de vida comience a subir”, dijo y reclamó obras en las vías de San Onofre, María La Baja y, por supuesto, todas las inmediaciones de Cartagena”.

El legislador Jaime Durán Barrera (Partido Liberal), aseguró que con el invierno quedó al desnudo que el plan vial gubernamental “es débil y hay necesidad de someterlo a un plan de reingeniería inmediato porque en ese sentido el país va en contravía de las metas que ha propuesto el presidente Juan manuel Santos durante el cuatrienio”.

El congresista Félix Valera (Partido Verde), urgió a las autoridades “para poner suficiente atención al departamento de Cesar que está a punto de sufrir las consecuencias de la monoproducción de carbón y palma de aceite, pero, en cambio, tiene malas vías para transportar al menos el 15% de los productos agrícolas que consume porque el resto se importa, ya no se produce en el departamento”.
La senadora Dayra Galvis, citante y presidenta de la Comisión Quinta, dijo que “el país está en mora de desenmascarar la mafia del transporte terrestre que no ha permitido el desarrollo del otros sectores viales como el fluvial y el aéreo, inclusive” y reclamó “volver a mirar planes y programas de la década de los 70 que daban importancia al río Magdalena”
Habla el Gobierno
En su intervención el Ministro de Transporte, Germán Cardona, reconoció “las grandes limitaciones y graves dificultades del plan vial” y señaló que es su tarea “dar a conocer en los próximos días las tareas y acciones de la Agencia Nacional de Infraestructura, que tendrá como finalidad planear y ejecutar el plan de acción de las obras que se deben concluir antes que comenzar nuevos proyectos”.

El ministro dijo también que es su propósito evaluar el estado de las concesiones en su primera, segunda y tercera generación y señaló que aunque el costo de lo pactado para 22 contratos de concesión fue de 13 billones de pesos, “por concepto de renegociaciones supera los 24 billones de pesos, 8 de los cuales fueron pactados con vigencias futuras, situación que además de comprometer recursos hacen más demorada la entrega de obras”, dijo.

El funcionario señaló que es su compromiso “no volver a contratar ni a ejecutar obras sin antes haber comprado los predios por donde vayan a pasar las vías, porque no se compadece que personas con información privilegiada compren predios baratos para venderlos luego a alto precio al Estado”, dijo al poner como ejemplo que en la vía a Girardot el sobrecosto de la obra va en 120 mil millones de pesos.
El ministro Cardona dijo que es propósito del Gobierno “no mirar hacia atrás”, pero dijo que tomará las medidas que sean necesarias para “corregir y crear nuevos  escenarios que permitan poner a Colombia a tono con las exigencias del momento porque lo que parece que le está sucediendo a Colombia es que la está atropellando el éxito”, dijo.

Señaló finalmente que otra tarea que se propone desde su despacho es diseñar un plan vial para distintas zonas del país, “especialmente en zonas petroleras y mineras que eviten la apertura de carreteras sin ton ni son, sin atender los criterios de vía troncal, secundaria o terciaria".