22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El costo de la indiferencia

30 de noviembre de 2010
30 de noviembre de 2010

Los mismos movimientos políticos se unen o se desunen en cada campaña electoral, pero en el fondo son muy similares, son como un bien sustituto, que los economistas describen como aquel bien que pueden ser usado o consumido en lugar del otro.

¿Por qué existe tan poca credibilidad en los partidos políticos? ¿Por qué la gente no tiene confianza en los políticos? La mayoría no los diferencia, generaliza cuando los califica. Los partidos son responsables de esa situación, la mayoría opta por participar de los gobiernos, no existe oposición, por ejemplo, en Pereira, hacen parte del gobierno local, directa o indirectamente, el Partido Liberal, el Partido Verde, el Partido Conservador, el Polo Democrático, Colombia Viva, Pereira Social, De Corazón por Pereira. El único partido ausente de cualquier tipo de participación es el MIRA. Con toda la razón la gente generaliza y los medios de comunicación se prestan para la manipulación de unos y otros.
Las democracias locales se han convertido en unos verdaderos circos, por la falta de participación ciudadana. Sólo el 29,5% de los colombianos participaron el último año para resolver un problema de la comunidad, esto quiere decir que a la gente o no le importan los problemas de la comunidad o no cree que participando se resuelvan.
El 65,5% de la gente le interesa poco o nada la política. El 74,3% nunca ha intentado convencer a alguien para votar por un candidato o partido.  En las ciudades la gran mayoría de la gente está tratando de sobrevivir o desarrollando sus planes de vida, sin necesidad de la política. Sin las necesidades básicas satisfechas no existe libertad, las personas están luchando por sobrevivir. Los otros, no se han formado como ciudadanos, su responsabilidad de vivir no incluye la comunidad o lo público, como un asunto de todos. La participación en los temas locales en Colombia es una de las más bajas del hemisferio, por ejemplo, sólo el 8,4% de la gente ha participado al menos en una reunión convocada por el alcalde.
En suma, la falta de participación ciudadana es la responsable que unos pocos que viven alrededor de la política, se aprovechen con dinero u ofreciendo empleo, de las necesidades de la gente, se organicen en unas u otras coaliciones y decidan el futuro del resto de los ciudadanos que permanecen indiferentes.
Las cifras citadas en esta columna fueron tomadas del artículo escrito por Giovanni Cano en www.tejiendociudadania.org, basadas en el Informe de Cultura Política de la Democracia en Colombia, elaborado por la Universidad de los Andes con apoyo de USAID y la Universidad de Vanderbilt. La Tarde.