17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ecuador instó a los irregulares de Colombia a no utilizar niños

20 de noviembre de 2010
20 de noviembre de 2010

La diplomacia ecuatoriana se solidarizó con las familias de los dos adolescentes fallecidos el lunes, durante un bombardeo de las FF.AA. de Colombia en La Estrella, Nariño, en la frontera.

Jimmy, colombiano de 13 años, y Doris, ecuatoriana de 15, habían desaparecido hace 15 días. Anteayer, sus cadáveres fueron identificados en la morgue del Hospital Civil de Ipiales, hasta donde fueron llevados 16 cuerpos que, según las FF.AA., fueron hallados en un campamento. Fallecieron nueve mujeres y siete hombres. Un sobreviviente se recupera de heridas de bala.

Los dos adolescentes vivían y estudiaban la secundaria en La Bonita, Sucumbíos (Ecuador).

Los padres de los dos chicos no se explican qué hacían en el lugar del bombardeo, perteneciente al corregimiento colombiano La Victoria (cerca de la población ecuatoriana de El Carmelo). Esta zona es considerada una trinchera de los frentes 29 y 48 de las FARC. Para las FF.AA. del vecino país, en La Estrella se encontraban insurgentes del Frente 48.

La identificación de los otros 13 fallecidos “será una tarea complicada ya que hay cuerpos que quedaron destrozados por la acción de las bombas lanzadas desde el aire”, dijo uno de los galenos.

Sin embargo, el cadáver de Doris estaba intacto. Se presume que murió a causa del impacto de la onda explosiva. Jimmy tenía una herida de bala en el abdomen.

Los resultados de las necropsias se entregarán a la Fiscalía de Colombia. Anteanoche, los cadáveres de los dos adolescentes fueron entregados a sus familias. Una ambulancia ecuatoriana llevó los féretros de madera hasta el cantón La Bonita. Jimmy fue velado ayer en su casa, en Santa Bárbara, mientras que Doris fue llevada a la parroquia La Fama.

La Cancillería ecuatoriana expresó “el anhelo de que se encuentren los caminos necesarios para la paz” en Colombia.

La Cancillería de ese país y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar rechazaron el reclutamiento por parte de grupos armados ilegales de niños y adolescentes. Asimismo, deploraron la muerte de Doris.

“Episodios como estos confirman ante la opinión pública la constante violación de los derechos de los niños y niñas por parte de los grupos armados para cometer actos terroristas”.