3 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

‘Zanahoria para evitar la delincuencia y garrote para quienes violen la ley’

5 de octubre de 2010
5 de octubre de 2010

 Indicó que esta nueva política consta de dos pilares: uno preventivo y otro proactivo. El primero incluye prevención del delito juvenil, rechazo a la criminalidad a través de la educación y  generación de empleo.

“La cultura y el deporte serán herramientas fundamentales para prevenir conductas delictivas en nuestros jóvenes, y por eso la seguridad ciudadana trabajará de la mano con instituciones como Coldeportes y los Ministerios de Educación y de Cultura.

“Más jóvenes en el deporte y la cultura son menos jóvenes en la drogadicción y el alcohol, que son detonantes del delito. Al mismo tiempo, es necesario que los jóvenes tengan más oportunidades laborales”, indicó Santos Calderón.

Agregó que para financiar este paquete de iniciativas, el Gobierno Nacional destinará 300 mil millones de pesos en el próximo cuatrienio.

Prevención del delito

El Presidente aseveró que la prevención del delito juvenil requiere una cultura ciudadana fundada en valores éticos y morales, con sentido de solidaridad y convivencia. “Tenemos que aprender que todos, como sociedad, tenemos la responsabilidad de luchar contra la delincuencia”, subrayó.

Destacó que dentro del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, se trabajará en medidas preventivas, judiciales, de infraestructura adecuada para la detención de jóvenes infractores, y de corresponsabilidad familiar, para prevenir el delito juvenil y su reincidencia.

“De acuerdo con el Conpes 3629 de diciembre del año pasado, se destinarán 1,3 billones de pesos a fortalecer y desarrollar este sistema, fundamental para el buen éxito de la seguridad ciudadana”, añadió.

Educación, camino para rechazar la criminalidad

El Presidente sostuvo que hay que combatir la deserción escolar y adelantar programas productivos, deportivos y académicos que promuevan la convivencia entre los jóvenes colombianos, ya que “el rechazo a la criminalidad tiene que comenzar desde la educación”.

Explicó que el acceso a la educación superior es de suma importancia, ya que un joven que tenga la oportunidad de continuar sus estudios después del colegio no entrará en una banda criminal, e invitó a los padres de familia a enseñarles que la ilegalidad no es una opción de vida y que el crimen no paga.

“Muchas veces se nos olvida hablar de los valores, pero nos corresponde a nosotros, a los padres y madres de familia, transmitir unas sólidas bases morales para que nuestros hijos crezcan con principios éticos. La honestidad, la integridad, la no apelación a la violencia para resolver conflictos, son valores que se aprenden en casa”, adujo.

Generación de empleo

El Mandatario sostuvo que en algunas ciudades el desempleo entre jóvenes –la población en mayor riesgo de entrar a la criminalidad–, puede llegar a cerca del 25 por ciento.

“Eso quiere decir que uno de cada cuatro jóvenes que se gradúa del colegio no consigue empleo. Por eso, la prioridad de este Gobierno es llevar a Colombia hacia la Prosperidad Democrática a través de la generación de empleo”, concluyó.