19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Premio nacional ¿o bogotano? de periodismo

14 de octubre de 2010

Vistas las cifras de su más reciente edición, entregada el martes 12 de octubre, de los 30 premios de periodismo "Simón Bolívar" y 6 menciones otorgadas, los ganadores fueron: 23 premios y 5 menciones para medios con sede en Bogotá. Los restantes 7 premios correspondieron a medios de Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga, y una mención para una emisora de Pasto. Y generalmente ha sido así.

¿Culpa de los medios y periodistas bogotanos? No, normalmente uno no tiene la culpa de que lo premien, excepto por el hecho de mandar un trabajo para que lo evalúen.

¿Culpa del Premio, de su organizador Seguros Bolívar? No, ellos se escudan razonablemente en que nombran un jurado externo.

¿Culpa del jurado? Humm, quizá sí, puesto que no suelen comparar manzanas con manzanas sino peras con bananos. Me explico: el jurado de un premio como éste, de tan notable prestigio, debería considerar que las condiciones, entorno, medio ambiente, seguridad y formas laborales de un periodista de, por ejemplo, Pitalito o Puerto Asís o Leticia o Villavicencio o Quibdó, son ampliamente distintas de las que debe enfrentar un periodista en Bogotá.

¿Culpa de los medios y periodistas de las regiones? En buena parte sí, puesto que, enfrentados a condiciones tan desiguales, deberían hacer mejores esfuerzos de capacitación, agremiación seria, mejoramiento personal, fuerza común para exigir condiciones laborales positivas y, sobre todo, mayor sentido ético. La elasticidad moral de nuestros periodistas de las regiones suele ser directamente proporcional a su capacidad profesional. Es decir, a mejor capacidad y rigor periodístico mayor fuerza moral y ética, y viceversa. Y de los primeros, que son pocos, hemos sepultado a varios, muertos no precisamente de viejos ni de enfermedad alguna.

No se trata entonces de echarles la culpa a los demás, que bien pueden tenerla puesto que, finalmente, es uno el único responsable de sus acciones y sus consecuencias. ¿Que el jurado es desequilibrado? Sí, en varios casos lo es. ¿Que no nos trata con equidad? Seguramente sí, en otros casos. Pero eso no justifica nuestra propia falta de rigor, elasticidad ética, agrias disputas locales no por las noticias sino por la pauta publicitaria oficial. ¿Que en Bogotá también hay malos, pésimos, deshonestos y deshonrados periodistas? Por supuesto que los hay, y algunos llegan a ganar el Simón Bolívar. Sin embargo, en cuanto mayores esfuerzos hagamos por mejorar nuestro trabajo más argumentos tendremos para exigir equidad del centro nacional. Y que no nos compensen ni den contentillo, lastimeramente, con un premio de periodismo regional como el que entregan Semana y Petrobras (sus patrocinadores y gestores merecen aplausos, pero no deja de ser contentillo discriminatorio).

PD. No sobra decir que, para quienes no me conocen como periodista (que deben ser los más), mi carrera la hice en la “provincia” (Huila) desde 1988 hasta comienzos de 2004. Y no he perdido el contacto ni las ganas de meterme en cuanta cosa periodística sea posible en mi tierra.