3 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Orlando Sierra: mejor tarde que nunca

1 de octubre de 2010

Sierra era conocido y admirado por los caldenses por su columna de opinión titulada “Punto de Encuentro”, en la que fustigaba a los politiqueros oportunistas y denunciaba los actos de corrupción del departamento.
En 1998, necesitó escoltas luego de recibir amenazas del dirigente liberal Ferney Tapasco, coordinador en Caldas del grupo Liberalismo Popular Barquista, que lideraba el senador Víctor Renán Barco. Tapasco perdió su curul de diputado, al ser condenado por cobrar dinero para gestionar libretas militares, cuando era alcalde de Supía.
Durante el proceso de pérdida de investidura, Sierra Hernández formuló denuncias documentadas contra Tapasco, pues estaba vinculado al proceso por el crimen del profesor Orlando de Jesús Salazar, y condenado por encubrir al homicida, al comprobarse que éste huyó en un carro asignado a Tapasco, en ese entonces presidente de la Asamblea.
En mayo de 2002, el Juzgado Penal del Circuito Especializado de Manizales condenó a Luis Fernando Soto Zapata, como autor material del asesinato de Sierra. Sin embargo, recibió múltiples rebajas de pena por confesión, buena conducta y trabajo durante su reclusión en la cárcel de Cómbita. En el año 2007 quedó libre por pena cumplida, y a los pocos meses murió en un enfrentamiento con la Policía en Cali.
Luis Miguel Tabares y Luis Arley Ortiz, quienes facilitaron el asesinato, fueron condenados en mayo de 2005 como coautores materiales y pagan una pena de 28 años de prisión.
Además de la poca voluntad para identificar y enjuiciar a los autores intelectuales del crimen, la investigación ha estado marcada por el asesinato de tres testigos clave, así como de otras nueve personas vinculadas a la misma, sin contar las irregularidades graves y demoras procesales.
Por fin, hace unos días, la Fiscalía Novena de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH vinculó mediante indagatoria a Ferney Tapasco González y a su hijo, el ex congresista Dixon Tapasco Triviño, como presuntos autores intelectuales del homicidio de Orlando Sierra Hernández.
El segundo fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a siete años y medio de cárcel, por el delito de concierto para delinquir, y su padre tiene otra investigación por sus presuntos nexos con grupos armados al margen de la ley.
Los principales gremios internacionales de la prensa, entre ellos la FLIP, siempre se pronunciaron exigiéndole a la Fiscalía avances en la investigación sobre los autores intelectuales, y esta semana celebraron que por fin se hubiesen tomado decisiones al respecto.
Como esos gremios, también esperamos que el proceso penal por el asesinato del periodista Orlando Sierra continúe hasta el final y que la administración de justicia procese y juzgue a todos los responsables, materiales e intelectuales, de este crimen.
Aunque será un veredicto demorado, más vale tarde que nunca.Editorial El Universal, de Cartagena