3 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Orden de captura contra Fehó; está fuera del país

14 de octubre de 2010
14 de octubre de 2010

El Tribunal ordenó  la captura inmediata de Fehó, a quien le fue negado el beneficio de casa por cárcel.
En el fallo, dijo que la conducta del ex gerente de la destilera "fue corrupta y perversa". 

El Tribunal Superiorcondenó ayer a 79 meses de cárcel al ex gerente de la Industria Licorera de Caldas, Carlos Arturo Fehó, por irregularidades en la adjudicación de un contrato de distribución de licores en el Valle del Cauca.

La Procuraduría General de la Nación, en un fallo que posteriormente revocó, había sancionado con destitución e inhabilidad general por 10 años al señor Carlos Arturo Feho Moncada, Gerente de la Industria Licorera de Caldas, para la época de los hechos, por seleccionar y adjudicar de manera irregular a la empresa Distribuidora La Sultana del Valle un contrato para la comercialización de productos en el Departamento del Valle.

El Tribunal Superior de Manizales al resolver la apelación interpuesta por la Fiscalía revocó la absolución proferida por el Juzgado Tercero Penal del Circuito a Carlos Arturo Fehó Moncada, y lo condenó a 79 meses de prisión por los delitos de interés indebido en celebración de contratos y falsedad ideológica en documento público.

La segunda instancia también ordenó a Fehó Moncada el pago de 66.6 salarios mínimos legales mensuales vigentes y lo inhabilitó por seis años y siete meses para ejercer funciones públicas.

Los hechos que investigó la Fiscalía acaecieron en marzo de 2008, cuando en la gerencia del hoy condenado hubo irregularidades en los procesos de selección y de contratación de la empresa que se encargaría de distribuir licores en el departamento del Valle.

Entre las irregularidades están la exigencia de participación económica a la firma Discristal para renovarle el contrato, pero ante la negativa de esa empresa a participar en tal maniobra, y sin tener en cuenta otras cuatro propuestas, el contrato fue otorgado a Distribuidora Sultana del Valle que no cumplía con los requisitos legales.

En su decisión la segunda instancia confirmó el fallo absolutorio a: José Octavio Cardona León, concejal de Manizales, y Francisco López Franco, directivo del Hotel Varuna, procesados por el delito de concusión.

Fehó estuvo recluido seis meses en la Blanca de la capital caldense por los supuestos delitos de  concusión, falsedad ideológica en documento público, celebración indebida de contratos y contratos sin el lleno de los requisitos legales, además de presuntas irregularidades en la selección del distribuidor de los licores caldences en el valle.

El médico de filiación liberal Carlos Arturo Fehó  reasumió funciones como gerente titular de la Industria Licorera de Caldas luego de que el Juez Tercero Penal del Circuito de Manizales dispuso su inmediata libertad al no hallar méritos y argumentos que justificaran la prolongación de su reclusión. Posteriormente, el gobernador Mario Aristizábal Muñoz se vio forzado a destituirlo tras perder el respaldo de la junta directiva de la Industria Licorera de Caldas.

Antecedentes
El Tiempo/Manizales

El caso se remonta a abril del año pasado, cuando el empresario antioqueño Humberto Franco Mejía, propietario de Distribuidora Cristal (Discristal), denunció ante la Fiscalía que López, amigo y socio de Fehó, le exigió participación en el negocio de distribución en el Valle del Cauca cuando aún no se había escogido a la Sultana del Valle.

"Rodrigo Molina -socio de Discristal- y yo nos reunimos con el señor López en el Hotel Varuna (de propiedad de López y Fehó) y previo recuento de las cifras de ventas de los licores en el Valle y que Discristal ganaba mucho dinero con el contrato, nos pidió una participación", le dijo Franco Mejía a la Fiscalía.

El empresario agregó que cuando le preguntó a López sobre qué tipo de participación estaba pidiendo, éste les dijo que lo mejor era que hablaran directamente con Fehó y procedió a llamarlo telefónicamente.

En su momento, a través de su abogado, el gerente de la ILC afirmó que las denuncias de Franco "carecen de veracidad, son absurdas y exageradas". Nada de lo denunciado -dijo el jurista- es cierto. Discristal tenía un contrato a crédito (la ILC le fiaba el licor), recibía un subsidio para publicidad y, además, tenía la exclusividad (de la venta). Todo eso se acabó para este y otros distribuidores.

López, por su parte, admitió que sí se reunió con Franco, pero que nunca le pidió una participación en el contrato. "Ellos (Franco y Molina) llegaron al hotel con el director del Partido Liberal en Caldas Ferney Tapasco González -quien es mi amigo personal- para que yo los ayudara con una cita con el doctor Fehó. Yo lo llamé y él me dijo que les comunicara que la podían pedir", expresó.

López dijo que él y el gerente de la ILC no necesitan "participar" en ningún contrato porque no viven de la destilería, sino de sus negocios particulares.

Al negar la versión de López, Franco aseguró que "a mi me dijeron que el señor Tapasco nos iba a ayudar a conseguir una cita con Fehó y me citaron en el Varuna para que hablara al respecto con López, quien me dijo que estaba autorizado por el gerente de la ILC para hacer cualquier arreglo conmigo".

El 30 de mayo del año pasado, Tapasco presentó ante un notario una declaración jurada extraprocesal en la que afirmó que no conoció a Franco sino hasta el día en que éste lo buscó, en su casa para que le presentara a López.

A las investigaciones de la Fiscalía se suma la apertura, el 11 de julio pasado, de un pliego de cargos por parte de la Procuraduría por el mismo hecho.