28 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Marmato podría estar sobre la mina de oro más grande de Latinoamérica

10 de octubre de 2010
10 de octubre de 2010

Para Marmato esta riqueza pareciera ser más una maldición, porque históricamente la explotación de oro ha estado a cargo de mineros ilegales que hoy tienen al municipio en una crisis ambiental: los yacimientos de agua están contaminados de sedimentos, mercurio y cianuro que provocan que tengan un color gris y así desembocan en el río Cauca.

Además, sus calles se estrechan cada vez más debido a que las cerca de 60 plantas de procesamiento de oro ilegales que están asentadas a la orilla de lo largo de la vía arrojan a la montaña el material sobrante de la extracción del mineral sin ninguna consideración.

A esta situación ambiental se suma que la cabecera municipal está ubicada en una empinada montaña con fallas geológicas que generan una alta inestabilidad y que provocaron en 2006 una avalancha que destruyó la plaza central, llevándose consigo las edificaciones de la Alcaldía, el Concejo, el hospital y hasta la iglesia.

Por eso, el 30% de la cabecera municipal de Marmato fue declarada como zona de alto riesgo y debe ser desalojada. El 70% restante está en zona de riesgo mitigable pero las obras no llegan, a pesar de que la única empresa legal del municipio genera $5.000 millones anuales por regalías, por los 62 kilos de oro mensuales qu e explota. Los ilegales pueden estar produciendo 40 kilos más mensuales.

Segunda reubicación

La historia de la minería ilegal es la misma que se repite a lo largo de todo el país. El título minero del Cerro el Burro, lugar donde se concentran las exploraciones y explotaciones mineras actualmente, pertenecen Medoro Resources, pero está lleno de bocas de minas ilegales.

La explotación de estas minas la hacen empresas con nóminas de 50 ó 60 trabajadores, que cuentan con la maquinaria necesaria para extraer el material de la mina hasta las plantas de procesamiento y son las mismas empresas que están destruyendo el medio ambiente.

Son muchas las minas ilegales que están en el Cerro el Burro, donde está ubicada la cabecera municipal de Marmato, y del cual la compañía canadiense Medoro Resources tiene los títulos mineros.

El deterioro es de tal magnitud, explicó la gerente ambiental de Medoro Nancy Jiménez, que en los yacimientos de agua no hay vida acuática y la vegetación fue arrasada, hasta el punto que donde no está la tierra descubierta sólo tiene maleza.

Por esta situación, desde hace algunos años surgió la idea de trasladar la cabecera municipal a la vereda El Llano, que se encuentra mucho más abajo, en una zona estable, a la que varias familias han llegado y donde se construirán las sedes del gobierno local.

Con la llegada de Medoro Resources a la zona hace 9 meses, tras comprar los activos de las 4 empresas que estaban instaladas en Marmato, el proyecto de reubicación se ha fortalecido.

Actualmente están a la espera de comprobar las reservas de oro en la zona para verificar la viabilidad financiera del proyecto y poder pagar el traslado de cerca de 1.200 personas, pertenecientes a 280 familias, según los datos preliminares.

Ésta no sería la primera reubicación de la cabecera municipal de Marmato. La historia del municipio cuenta que antes de estar en el lugar que hoy se encuentra, era la vereda San Juan de Marmato, de donde salió también por la explotación minera.