19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dos efemérides históricas

17 de octubre de 2010

Nacieron las familias pobladoras, los hijos entonaron con sus padres el oficio de la labranza de la tierra y mediante el trabajo constante reforzaron el semillero de las fincas y parcelas, haciendas y cafetales, platanales, naranjales y cultivos. ¡La generación de los fundadores!

Sus mujeres endulzaron el hogar, pues amamantaron, levantaron y corrigieron los hijos. Entonaron el rosario vespertino, vivificaron sus creencias cristianas para encarrilar la prole. Atendieron la pitanza de los comensales en los albores difíciles de su peregrinaje territorial de pueblo nuevo.

El hombre a pie enjuto o con alpargatas de cabuya, cuidó los animales, seleccionó los trebejos, escogió los aperos, consiguió los víveres para la manutención. En el cuadro idílico “rasgó con el tiple” el silencio de la tarde, contemplando los arreboles del sol de los venados.

Armenia la madre fecunda, recibió los colonizadores que a troche moche, descuajaron la montaña, montaron el aserrío para construir las casas, las calles empedregadas, la fonda del aguardiente de caña, zumos salidos de la fermentación de la caña. El famoso ‘Tigreros’ Jesús María Ocampo, fue la avanzada de la diáspora de apellidos patronímicos que formaron la distinguida en la historia como la “colonización antioqueña”. Campesina y vaquera. Arriera y cristiana por lo acendrada de su fe. Con arraigo en los valores del trabajo, el sacrificio, la imaginación creativa, el entusiasmo, el sentido de la pertenencia de la raza, la constancia, la hidalguía ancestral de unos y mestiza de otros.

La ciudad naciente acogió y arropó los trashumantes, los aventureros, los emprendedores, los éxodos campesinos de departamentos remotos, procedentes de Boyacá y Cundinamarca. Valle y Nariño. Hoy nuestra geografía política desmembrada del Gran Caldas y Risaralda, abarca consensuada en reciprocidad a Caicedonia y Sevilla.
Recordemos el departamento del Quindío es un grito de libertad, no queríamos depender políticamente de los gamonales eruditos de Caldas y Pereira. A guisa de ejemplo, periodísticamente de La Patria, dirigida con soltura lingüística por José Restrepo Restrepo, Silvio Villegas, los Fernando Londoño, Ramón Marín Vargas, Benjamín Duque Ángel; del gamonal salamileño de Pereira, Camilo Mejía Duque.

Después como un himno a la vida, nos separamos para conducir nuestros destinos. Leo y releo a Jesús Arango Cano, Hernán Sierra Nieto, Alfonso Valencia Zapata, algunos de nuestros historiadores más conspicuos.
Con gracia y donaire, en editorialista de La Crónica, Jorge Eliécer Orozco ha contado las diferencias de José María Ocampo ‘Tigrero’ y el señor Ochoa, basta decir de Armenia y Calarcá, que dieron al traste la unificación por el puente y abrieron la emulación pueblerina que llegó hasta la creación del departamento, con Armenia como capital, donde hubo criterios antagónicos que fueron resueltos con la victoria de la creación del departamento del Quindío.

Otra efemérides histórica. El día 12 de octubre celebramos el día de la hispanidad, cuando Cristóbal Colón hace 518 años descubrió a América. Es un homenaje a España, de aquella guerra magna por la independencia, la analizamos en la perspectiva histórica como una contienda civil. Dejados los recuerdos sangrientos, no quedó en pie como valladar fatídico en palabras de Gómez Restrepo, las divergencias de religión, de lengua, de costumbres y tradiciones. Quedaron intactos los lazos que sirven para dar más fuerza a los pueblos. Espiritualmente en el Día de la Raza el 12 de octubre siempre hay una voz castellana, el reinado universal de Cervantes, el recuerdo en vestigios de Colón, seguimos buscando el oro. Crónica del Quindío.