20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Donación de órganos, una necesidad en Risaralda

1 de octubre de 2010
1 de octubre de 2010

Mediante esta estrategia, se busca convocar a los risaraldenses en torno a esta práctica humanitaria, que anualmente salva muchas vidas en nuestro país y el mundo.

En Colombia, el trasplante de órganos y tejidos encierra muchos tabúes, ya que el miedo a perder la vida o la de un ser querido es una limitación, para que las más de 3.000 personas que se encuentran en lista de espera en el país, puedan tener una mejor calidad de vida.

Actualmente, se estima que existen 12 donantes por cada millón de colombianos, y las principales razones por las cuales no se genera un incremento en esta cifra, es el desconocimiento del tema y mitos que giran en torno a la muerte, distorsionando la idea central de la donación, que es la prolongación de la vida.

En la lista de actividades planeadas para llevar a cabo la campaña, se destaca la celebración del Día Mundial del Donante de Órganos el próximo 14 de Octubre, en la cual se adelantará una jornada académica con expertos en el tema.

¿Qué es el trasplante de órganos?

El trasplante es un tratamiento médico en el cual los órganos, tejidos y células enfermas se pueden reemplazar por los de un donante. El corazón, pulmones, hígado, riñones y el páncreas se extraen cuando la persona presenta muerte cerebral. Los tejidos como: córnea, piel, vasos sanguíneos, válvulas cardíacas, tendones y nervios, sólo cuando se tiene un paro cardíaco.

“Es pertinente crear conciencia en los risaraldenses de que podemos salvar vidas y para hacerlo, es de vital importancia buscar estrategias que promuevan y animen la donación de órganos”, indicó Javier Darío Marulanda Gómez, Secretario de Salud de Risaralda.

Cualquier persona puede ser donante, solo hay que adquirir el carné de donante a través del Instituto Nacional de Salud o en la Fundación Capullos en Pereira. Es importante que la familia conozca la decisión acerca de dar los órganos luego de la muerte, pues son ellos, quienes tienen la última palabra.