18 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde el Quindío

17 de octubre de 2010
17 de octubre de 2010

Domínguez, quien asistió a la neurálgica reunión donde se hizo una especie de leguleyada en el manejo del nombramiento de gerente para esa entidad, ahora es quien tiene que responder políticamente por el gran desafuero que dio al traste con los intereses del gobierno departamental.
La superintendencia de industria y comercio dio la razón a los alcaldes miembros de la junta directiva de Esaquín y ratificó la designación de Heiderman Grajales Puerta.
 
Responsable político

El gobernador designó al señor José Jesús Domínguez en reemplazo de Amed García dizque porque este no había podido manejar las relaciones políticas con los alcaldes del departamento.
Pues bien, mientras estuvo el doctor García en la secretaría privada y bajo su responsabilidad el manejo político con los burgomaestres la armonía primó.
Ahora sólo resta por indicar que no ha cumplido el actual secretario privado con su deber de mantener fluidez con los alcaldes pues nunca antes en la historia reciente del departamento se había presentado una ruptura total entre el gobierno central y los municipios. Eso se fue al carajo.
De otro lado hay que advertir que antes de la llegada de Domínguez a ese cargo la asamblea del Quindío tenía una coalición con todos los diputados, ahora están cuatro por fuera.
Los costos políticos son de Domínguez y habrá que esperar qué se dice en las altas esferas gubernamentales sobre estos particulares.
La coherencia debe ser una de las principales actitudes de los gobernantes.
 
Otros casos

Asesores y secretarios de despacho se quejan de la actitud desobligante de José Jesús Domínguez para con ellos.
Personas de la respetabilidad de Rosario Walteros, por ejemplo, han sido víctimas de la actitud de este funcionario incluso llegando a no permitir que se pueda entrevistar con el señor gobernador.
Se ha creado una guardia pretoriana alrededor del gobernador con unos costos muy altos en imagen y sobretodo en el manejo armónico de la geopolítica del departamento.

Y qué decir de las comunicaciones  

Con un argumento peregrino  e irresponsable el secretario privado de la gobernación le vendió al gobernador la especie de que la oficina de comunicaciones no tiene sentido.
Tomó decisiones de cancelar con pautas comerciales a artesanos sin ninguna preeminencia profesional para la elaboración de algunos programas televisivos.
Volcó todo su empeño en gastarse la plata en medios de comunicación clandestinos, e inexistentes mientras se le hacía costosa la operación  de una oficina que durante dos años y medio cumplió con su trabajo.
El eje del mal en la gobernación ronda por los lados de la secretaría privada y se puede comprobar con otros ejemplos que estaremos divulgando.