25 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde Armenia

27 de octubre de 2010
27 de octubre de 2010

Las grandes empresas nacionales de medios tienen en la mira a las pobres regiones para hacerse al zarpazo de unos dineros que reclaman con sus avanzadas comerciales antes de que sus vedettes entronicen sus veleidades ante unos auditorios babosos, expectantes e ingenuos.

Nada más que un miserable negocio comercial donde las garras de los dueños de la precaria información de este país,  sacan de las arcas especialmente oficiales, ingentes sumas de dinero, que las autoridades niegan a los medios locales y que les embuten con nítida genuflexión a los neo conquistadores.

Recientemente el besamanos se le hizo en ritual protocolario a la señora Vicky Dávila,  en un acto sibilino, con la presencia de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas quienes desfilaron sin rubor ante su majestad de Buga.

Nunca los medios citadinos se interesan por las problemáticas regionales, por el contrario, son displicentes y su mirada sólo se acicala cuando  la miseria arruina a las desdeñadas provincias como suelen llamarlas. Nos ven con desprecio.

Pero no existe en el país una región más genuflexa que la nuestra.

Pareciese que cuando un periodista de estos llega  se considerase como un acontecimiento excepcional porque postrados de hinojos rinden mísera sumisión.

El desfile servil frente a la señora Dávila daba grima en el Café Quindío. No faltó ninguno de los lagartos provinciales. Incluso quienes no habían sido invitados como algunos dudosos asesores o mediocres funcionarios oficiales, pasaban ante la eximia figura capitalina en rito de doblez de columna y  en  fila india interminable se arrodillaban con  esmerado acatamiento.

Ahora les llegará Darío. Para la ocasión el besamanos no será  en el Café Quindío porque el recinto quedaría pequeño.

Los organizadores han pensado en el Portal, sede que será desocupada para la ocasión, porque desde ya se apuntan quienes estuvieron en el acto de la señora Dávila, más otros que desde ahora han  llamado clementes  a Claudia Ardila para que por favor no los vayan a dejar por fuera de las invitaciones.

Para el ritual con el señor Arismendi el obispo ha mandado a actualizar sus ornamentos, porque para la extraordinaria ocasión, reciclará su pretencioso discurso que ya los quindianos se saben de memoria. Monseñor, además, tiene in pectore su íntima convicción de que algún día será papa y por supuesto necesitará a Arismendi por aquello del Opus Dei.

Entretanto, los jefes de la brigada y la policía usarán el elegante uniforme número 3 que sólo les es permitido para actos fastuosos y de extrema rigurosidad.

Quienes harán fiesta por fuera del besamanos serán los dos almacenes de alquiler de smokings y uno que otro de los saurios acudirá a la generosidad de un amigo para que le preste por una noche una corbata o  un saco viejo.

Los acontecimientos del año en el departamento del Quindío serán, sin ninguna duda, la visitas generosas de los desinteresados comunicadores bogotanos y las larguísimas colas crecerán aun más a los lagartos provincianos, mientras nos prepararnos el año entrante para que nos den la distinción de caturreros pueblerinos y las presidencias comerciales de los generosos medios se llevan pingues ganancias a costa de la babosidad.

No se sabe qué será más insulso y pecaminoso si la sesión de la comisión sexta del senado en Armenia o la emisión de los noticieros originados por un día glorioso desde la capital del departamento del Quindío.

P.D.

Los técnicos locales de RCN envían un saludo de gratitud y reconocimiento a la señora Vicky Dávila por los ultrajes y el mal trato a que fueron sometidos.