25 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Avanza en el Congreso el proyecto de Regalías

15 de octubre de 2010
15 de octubre de 2010

La regalía directa es una contraprestación o retribución de tipo económico que reciben las regiones donde se explotan recursos naturales no renovables,  además de los puertos fluviales y marítimos por donde salen los productos.

Las regalías indirectas son las que reciben las demás regiones del país en poca cuantía. Desde el año 1995 hasta el año 2009, el 80 % de las regalías se distribuían en el 17 % de la población, o sea que solamente 8 departamentos las recibían y 160 municipios se beneficiaban. Era un club de privilegiados.

Con la reforma al Sistema General de Regalías se pone a la totalidad de los departamentos y municipios del país a beneficiarse. Se rompe con esa concentración que no fue buena, porque departamentos como Huila, Córdoba, Cesar y La Guajira,  que son receptores de regalías directas tienen un nivel de pobreza por encima del promedio nacional, o sea que no le sirvieron para cubrir las necesidades básicas insatisfechas, o mejorar en sus índices de pobreza e indigencia.

Viene una bonanza con el aumento de la producción: El petróleo en el año que corre, produce 800 mil barriles diarios y  pasará a un millón 450 mil barriles en el año 2020. Con el carbón se pasa de 92 millones de toneladas  a 160 millones en el 2020.

Si no se toman medidas como las contenidas en el acto legislativo, que reforma las regalías, esta inequidad seguiría. Este año las regalías están estimadas en 8 billones de pesos y en el 2020 crecerán a 12 billones de pesos.

Entre las medidas, hay una de un gran significado macroeconómico, puesto que le da salud fiscal y monetaria a la Nación; prevé que la inversión pública se mantenga y evita que la “enfermedad holandesa”  (el crecimiento desmesurado de un sector, que termina arruinando a los demás, y acabando con la producción nacional, puesto que el peso se revalúa y el dólar pierde valor), se apodere del país acabando con la exportación de productos nacionales y agrandando el drama del desempleo.

Fondo de Ahorro y Estabilización

Se establece un Fondo de Ahorro y Estabilización manejado por el Banco de la República, propiedad de todos los municipios y departamentos, a donde van los excedentes, (hasta en un 30% del total de las regalías).

Se dejó una constancia para que en los próximos debates se discuta quien va a operar el Fondo de Ahorro. Unos congresistas creemos que el manejo lo puede hacer el Ministerio de Hacienda por intermedio de su Departamento de Crédito Público, que tiene a su cargo la Tesorería. Hay que decir que el Banco de la República no ha tenido la mayor de las suertes con el manejo de las reservas internacionales que hoy están en unos 27 mil millones de dólares  aproximadamente.

Además el banco en los últimos tiempos está dando pérdidas y bajo su administración se han embolatado algunas reservas, aunque sin haber existido irregularidad alguna por parte del Banco de la República.  Si la función de administrar las regalías se le atribuye al Ministerio de Hacienda, Crédito Público, se tiene un recurso adicional para ir a la Banca Multilateral y obtener créditos más baratos. Mejoraría, entonces, la estrategia financiera del gobierno nacional.

De existir el Fondo de Ahorro y Estabilización,  se hubiere gastado en tiempos de contracción económica, como el que acabamos de pasar y se hubiera ahorrado en épocas de  crecimiento económico (2.002 – 2.007). Pero como no se ha ahorrado, y esa es la realidad, se ha tenido que gastar más de lo que se tiene.  Por eso hay una deuda más abultada y un déficit muy crecido. Este Fondo de Ahorro y Estabilización será reforzado por el Gobierno y será objeto de la regla fiscal que ya hace curso en el Congreso.