9 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Remembranzas del Colegio Pio XI

26 de septiembre de 2010
26 de septiembre de 2010

Felicitaciones a quienes promueven tan maravilloso acontecimiento, no hay que medirlo por la dimensión de lo que pueda ser el derroche; hay que estimularlo desde el punto de vista educativo y sobre todo  social, lo que nos va a permitir la valoración del Aranzazu de antaño, de hoy y del futuro. Nos daremos cuenta si los cimientos de  principios y valores, sobre los cuales fue construida nuestra sociedad, aún se conservan, o se encuentran averiados; cuales sus causas, y posible soluciones.  
Siempre he sostenido, que en los establecimientos educativos se encuentra almacenada, no solamente la memoria de los Pueblos, sino del Departamentos y la Nación. Ellos, pueden dar claro testimonio de quienes han honrado con sus esfuerzos, gratitud y grandeza, los preceptos de misión y visión, trazados por quienes fueron sus fundadores. No olvidemos que los centros de formación académica, son constantes semilleros y almácigos, donde se cultivan y se forman los ciudadanos que han de regir los destinos de nuestra patria hacia el futuro. Por eso, diaria y constantemente hay que revisarlos y hacerles mantenimiento, para evitar que se filtren parásitos y elementos indeseables que en un momento dado los pueden destruir calamitosamente.
Oficialmente el Ciolegio Pio Xl, inició sus labores educativas en el año de 1.935, pero, solo a partir de 1.966, logró sacar la primera promoción de bachilleres. Fuimos 18 jóvenes los que el 8 de diciembre alcanzamos tan vertiginosa meta, con la inmensa responsabilidad de no ser inferiores a los esfuerzos, de quienes sorteando toda clase de dificultades ante los poderes centrales, para obtener su licencia educativa, aportaron de su propio peculio, para sacarnos adelante. Hoy, cuando han transcurrido 44 años de tan altruista hazaña, es cuando valoramos con inmensa gratitud y agradecimiento, los esfuerzos de quienes a través de toda la historia de nuestro pueblo, le han aportado a la educación. Los cimientos de principios y valores, sobre los cuales fue construido nuestro pueblo, están íntimamente arraigados a los diferentes paradigmas educativos que a través de toda la historia nos han regido. Nuestros pioneros fundadores, orgullosamente de raza montañera, fueron muy generosos para atender la educación de sus descendientes.
Por los Claustros de la Institución Educativa Pio Xl, han pasado toda una gama de profesionales, que para honra de la Institución y de Aranzazu, han escrito las páginas más bellas  de nuestra historia. Han traspasado las fronteras patrias y son muchos los que se encuentran ocupando altos cargos directivos en empresas públicas y privadas, lamentablemente nuestras autoridades municipales de todas las épocas, no han tenido visión de convocatoria, para crear con ellos planes y programas de desarrollo que beneficien a nuestro municipio y den oportunidad a los bachilleres y profesionales recién egresados.  
Durante tan bello acontecimiento, nos reencontraremos después de varios años o décadas con el pasado. Allí están gravadas las huellas de nuestra traviesa y ya lejana juventud, que  proyectaron para nuestra recia personalidad, el sentido del deber y de ser ciudadanos responsables ante Dios y nuestra Sociedad.
Quienes egresamos de tan noble Institución educativa, en su mayor parte emigramos de nuestro pueblo, con un sencillo y liviano equipaje, pero, en nuestra conciencia, con un claro y brillante pergamino, con la impronta de nuestros mayores, y las sabias enseñanzas impartidas por los establecimientos educativos, regentados por verdaderos apóstoles de la enseñanza.
La Institución Educativa Colegio Pio Xl, como lo he manifestado en algunas crónicas, continuará siendo, como lo es para el Aranzacita: El cordón umbilical al cual permaneceremos unidos a través de los lazos afectivos del amor y los bellos recuerdos; es el reloj pendular que marca constantemente las horas para nuestro retorno, y el faro luminoso que desde cualquier lugar del mundo donde nos encontremos, nos orienta para cumplir con nuestros deberes, fieles a los postulados de honestidad y responsabilidad, principios ciudadanos inculcados incansablemente por nuestros padres y refrendados en las aulas del saber.

[email protected]
[email protected]