16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El presupuesto del año entrante es deficitario

2 de septiembre de 2010
2 de septiembre de 2010

Estas cifras son en extremo conservadoras y cautelosas.

Algunas entidades nacionales e internacionales, incluyendo el Fondo Monetario Internacional y Fedesarrollo, hacen un pronóstico de un 4% este año y un crecimiento del 4.6%  para el año entrante, lo que permitiría mayores ingresos como consecuencia del crecimiento económico.

En cuanto a la inflación, se tiene en cuenta en el presupuesto un 3%, o sea lo que se prevé que va a crecer los precios a final de año, y una cifra similar para el próximo año. La devaluación que es un tema que trasnocha a más de un colombiano, está prevista para finalizar este año en menos 5.4%, la que hoy está en menos 11%; la predicción es que se va a bajar a la mitad en lo corrido del 2010. Para el 2011 ya habrá devaluación del peso en 0.7%, lo que se traduce en los cálculos que se hacen del precio del dólar, se estima que este año termine en $1.933 y el año siguiente en $ 1.947.

El PIB nominal o sea el total de lo que se produce en bienes y servicios en el país, está calculado este año en 533 billones de pesos y en el 2011 en 570 billones de pesos. Las importaciones están calculadas  en 35.048 millones de dólares y para el año siguiente en 37 mil millones de dólares. Este ascenso lo provoca el Gobierno, por ser parte de la política “antirevaluacionista”, para que se demanden más dólares, se importe más, y el precio de la moneda estaudinense pueda subir, ya que anda de capa caída.

Los Ingresos

Se clasifican en  corrientes y no corrientes. Los corrientes están aforados  en 74.3 billones de pesos, los que  se dividen en tributarios y no tributarios. La mayor parte de los ingresos son tributarios en un 99% y los que a su vez se dividen  en directos e indirectos. En los indirectos figura el IVA y el 4 por mil  entre otros. Los directos equivalen a  un 44%  del total de los impuestos en donde sobresale el impuesto de renta y el de patrimonio. En buena parte los impuestos  indirectos  son un 55 %; estos impuestos  no tienen en cuenta la capacidad de pago de la gente, ni el nivel de ingresos; son eminentemente regresivos, porque se cobra por igual al que más tiene como al que menos tiene. Otros impuestos indirectos son el  IVA  externo o sea el que se cobra  a las importaciones; lo que se paga por aduanas; por la gasolina, y el gravamen a los movimientos financieros. El 4 por mil se quiere desmontar entre otras cosas porque la banca alega, que se está estimulando en demasía el dinero circulante o efectivo, pero no se dan cuenta que a una persona natural más le vale un cheque o un retiro en un cajero que pagar el 4 por mil.

El impuesto de renta es el 93% de los impuestos directos y el patrimonio un 7%. El año pasado se prorrogó el impuesto del patrimonio con fines de seguridad democrática, en esta nueva fase debe dirigirse a la seguridad ciudadana o sea la seguridad de las urbes, y particularmente reforzar la policía con pie de fuerza, elemento de comunicación, de transporte y de inteligencia.

El presupuesto del año entrante es deficitario, porque los gastos superan con creces a los ingresos. 24 billones de pesos es el déficit que contiene el presupuesto. Se aprobaría  de esta manera porque  se equilibra con el segundo gran ingreso que es el endeudamiento; el interno, será de 26 billones y el externo de 7.8 billones de pesos, o sea 33.8 billones en total.

Desde muchos años atrás el endeudamiento ha hecho carrera, la deuda total del país en el 2009, fue de 191 billones de pesos, en el 2010 será de 203 billones y en el 2011 de 217 billones de pesos.

Se quisiera tener a la economía colombiana en grado de inversión, o sea la nota que le dan las agencias calificadoras de riesgos, porque abarata el capital, no se paga tanto por un préstamo y no es tan  alta la prima de riesgo. Esta calificación se perdió desde el año 1999 cuando la crisis inmobiliaria. El país todavía esta lejos de obtener el grado de inversión por su crecido déficit fiscal (4.3% del PIB), en el año 2011 y su abultado deuda publica.