17 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Aeropuerto del Café.

16 de septiembre de 2010
16 de septiembre de 2010

Es una inversión pública de gran envergadura para el desarrollo de la región y de estrategia nacional, sin consideración, para algunos, al flujo a futuro de carga y de pasajeros.

Es por ello, que, de manera sensata y sin generar pánico, Germán Cardona Gutiérrez, nuevo Mintransporte, prende las alarmas con antelación para advertir sobre el especial cuidado que se debe tener con esta mega obra, no solo por parte de los organismos de control, sino por las directivas del Aeropuerto, sobre la responsabilidad de los contratistas e interventores y, en especial, la colaboración de la ciudadanía en general, para ejercer una eficaz veeduría y seguimiento a la ejecución y terminación de la obra, dentro de los parámetros legales y contractuales.

Para el Aeropuerto del Café, ubicado en Palestina, Caldas, se aprobaron $258 mil millones, a través de una asociación entre el Gobierno Nacional ($109.577 millones), la Gobernación de Caldas y la Alcaldía de Manizales, ($118.225 millones), que según el Departamento Nacional de Planeación (DNP) “provendrán en parte de un crédito por US$30 millones con el gobierno español, que se subrogará al departamento y al municipio”.

Y por supuesto, a Cardona Gutiérrez le asiste toda la razón para sus temores: primero, un diputado del partido de ‘la U’ denunció a un intermediario contratado por los ‘infis’ para tramitar un crédito externo e intentó sobornar a una firma con la promesa de hacerle ganar la adjudicación, sin que hasta el momento se conozca el resultado de la investigación; se ha presentado inestabilidad o hundimiento en un terraplén, sin darse hasta hoy un concepto técnico satisfactorio; la construcción de los tres terraplenes, incluyendo la interventora, tienen un costo cercano a los 120 mil millones de pesos; varios socios se mezclan en diferentes consorcios y son dueños de empresas en común (contratistas e interventores), lo cual deja un sabor amargo que preocupa por su hedor pestilente y que deja mucho que desear en la calidad de la obra contratada.

La Corporación Cívica de Caldas, en ejerció de su misión, y a raíz de las múltiples quejas presentadas por la ciudadanía por supuestas irregularidades en  la adjudicación  de algunos contratos en el proyecto del Aeropuerto del Café, tomó la decisión valerosa de hacer un estudio a fondo y juicioso sobre las denuncias a fin de hacer claridad y evitar daños al proyecto de infraestructura más importante que se desarrolla en el departamento.

Las pesquisas se centraron en el otorgamiento de los contratos de obra de los terraplenes 8, 9 y 10 del proyecto, así como en los de interventora de los mismos. Se estableció, casi inequívocamente, algunos hechos o situaciones anómalas que preocupan a la ciudadanía en general, como deberían de haber preocupado y molestado, con sobrada razón, a los directivos del Aeropuerto y a los Organismos de control, quienes no hicieron a tiempo de la adjudicación el análisis objetivo de la documentación, ni se ha hecho investigación posterior al respecto, no obstante , ser ampliamente conocido por todos el entramado de estos consorcios, lo que demuestra la desidia y falta de diligencia y responsabilidad de las directivas contratantes y la inoperancia de los entes de control.

Los contratos de obra y de interventora de los terraplenes 8, 9 y 10, se adjudicaron asì:
Terraplén 8 – Consorcio Palestina II (Provinco S.A.- Carlos Eduardo Quiroga Zapata- Construcciones Mario Serna Flòrez E.U) Representante: Carlos Eduardo Quiroga.
Interventora – Consorcio DICO-IDT (Di consultoría S.A.- Ingeniería, Desarrollo y Tecnología Ltda- Jaime Alberto Llano) Representante: Jaime Alberto Llano.
Terraplén 9 – Consorcio Palestina (Provinco S.A.- Carlos Eduardo Quiroga Zapata) Representante: Carlos Eduardo Quiroga.
Interventora- Consorcio CDC- CF (Castro, Flòrez y CIA S.en C.- CDC Ingeniería Ltda) Representante: Edgar Castro Lizarralde.
Terraplén 10 – Consorcio PQM (Provinvo S.A.- Quiroga y García S en C) Representante: Omar Bernal.

Interventora – Consorcio DICO- IDTII (Di consultoría S.A.- Ingeniería, Desarrollo y Tecnología Ltda- Jaime Alberto Llano) Representante: Jaime Alberto Llano.

Relación de causa y objeto, no confundir con casualidad, de las personas naturales que conforman los Consorcios:
Carlos Eduardo Quiroga, contratista de los terraplenes 8, 9 y 10; socio de Equis Servicios S.A.; Gerente de Prefabricado y Distribuciones La Linda Ltda; socio de Consorcio Progreso Risaralda.

Omar Bernal Orozco, ex secretario de obras del municipio de Manizales; contratista de los terraplenes 8, 9 y 10; socio y gerente de Provinco S.A.; contratista del Proyecto Comercial Cable Fundadores.

Jaime Alberto Llano, Subgerente y socio capitalista de Lavicon S.A.; interventor del coliseo de Palestina; representante del Consorcio interventor de los terraplenes 8 y 10.

Edgar Alonso Castro Lizarralde, consanguíneo de Consuelo Lizarralde, quien fue el artífice de la estafa en la urbanización de la Linda, vivienda de interés social, pero se sostiene en los mentideros que su pariente Edgar Alonso fue el cerebro de la operación, secundada por el entonces senador Vìctor Renàn Barco; miembro suplente de la junta directiva y Gerente general de Equis Servicios S.A.; socio capitalista y Gerente de Lavicòn S.A.; socio gestor de Castro, Florez S en C.; interventor del coliseo de Palestina; representante del Consorcio interventor del terraplén 9; contratista del Proyecto Comercial Cable Fundadores y socio del Consorcio Progreso Risaralda.

A medida que se escudriña sobre este ‘cartel criollo’ de la contratación brotan a borbotones inconsistencias que son imposibles de pasar desapercibidas, salvo que se estén cohonestando o en connivencia con ellas:  la primera es en torno a la empresa Lavicón Ltda. y a sus socios fundadores, Édgar Alonso Castro Lizarralde y Carlos Eduardo Quiroga Zapata, el eje de las conexiones. Junto a ellos surgen otros nombres como el de Jaime Alberto Llano, hoy socio de Lavicón, y el ex secretario de Obras de Manizales Ómar Bernal Orozco, representante de la empresa Provinco S.A.;
 Édgar Alonso Castro Lizarralde, en los consorcios que participa, tiene el dominio al ser socio mayoritario. Las empresas familiares "Castro Flórez y Cia" y "Quiroga García y Cia" son las empresas familiares de Carlos Quiroga y Édgar Alonso Castro. Ambas fueron constituidas a comienzos del 2006 y sus registros de Cámara de Comercio tienen calcado el objeto, funcionan en la misma dirección y tienen el mismo teléfono, además, en esta misma oficina en un ‘rinconcito’ funciona Labicón S.A.

En los procesos para seleccionar interventor de algunas obras en el Aeropuerto del Café se han generado dudas en la elaboración de los pliegos definitivos, al encontrar en las propiedades de los archivos que el autor es una empresa relacionada con el consorcio ganador, esto se da especialmente en los concursos en los que participó y ganó Édgar Alonso Castro Lizarralde. El primer caso fue en el proceso para elegir interventor para el terraplén 9. Al revisar las propiedades digitales del documento que  se publicó en la página web de contratación estatal, como autor del archivo aparece Lavicón Ltda., empresa de Castro Lizarralde.

Esto se repite en los procesos de los terraplenes 8 y 10 y las obras del coliseo cubierto de Palestina, aunque los prepliegos aparecen elaborados por Francisco Cruz, Gerente del Aeropuerto, es en los pliegos definitivos en los que se encuentra esta situación inexplicable, por demás.

Este entramado o `confusión’ en los Consorcios amerita ser investigada hasta sus últimas consecuencias, ya que la responsabilidad no solo recae en los contratistas, sino en el funcionario que hizo la adjudicación del contrato, sin perjuicio de las acciones penales a que haya lugar.

¡Claro! Caldas desde hace unos años atrás se ha dedicado a buscar protagonismo y a estar en la onda, pero en la mala, raro que se hubiese demorado tanto para entrar al ‘Cartel de la Contratación’.

Manizales, Septiembre 17 de 2010.