17 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Alianzas público–privadas: Suma o Resta

10 de septiembre de 2010

Una de estas tripulaciones, bajo el efecto de esteroides, hizo una apreciación incorrecta de un blanco y causó la muerte de soldados canadienses.
 
El cansancio físico y mental que viven los pilotos militares no es solo consecuencia de ejercer su actividad en medio de un conflicto. Múltiples accidentes en los diferentes modos de transporte, tienen como común denominador la fatiga del responsable de su operación o de quien presta las ayudas correspondientes como los controladores aéreos.

El cansancio de las tripulaciones y de los conductores no es simplemente un problema individual. Algunas condiciones del entorno en las que se presta el servicio de transporte contribuyen a él y crean incentivos para que los operadores asuman riesgos que terminan en saldos mortales o pérdidas materiales.

Por ejemplo, en días pasados tuvimos información de que las autoridades aeronáuticas colombianas consideran viable que se deban periodos de vacaciones a los pilotos y “hasta” dos meses de sueldo; de igual forma se tolera la extensión de la jornada laboral, bajo el entendido de que las tripulaciones deben colaborar con el buen desempeño de las compañías en un mercado de alta competencia. En el caso del transporte terrestre de pasajeros son bien conocidas las causas y consecuencias de la llamada “guerra del centavo”.

En estas circunstancias no es difícil considerar que vivimos bajo una altísima probabilidad de de sufrir un accidente en el transporte y que ésta tiene, en parte, como causa las conductas asumidas por empresas y autoridades. Colombia tiene, por lo tanto, la necesidad de contar con un sistema de seguridad en el transporte que impida que criterios errados como los mencionados permanezcan ocultos e impunes.

Para evitar esta indeseable alianza público – privada el Congreso aprobó en la ley 336 de 1996, la creación del Consejo de Seguridad del Transporte, figura que para bien de la alianza no entró en funcionamiento. Por lo anterior insistiremos ante el Gobierno Nacional para que valiéndose de las facultades extraordinarias para reestructurar algunas entidades, le de vía a este Consejo y recupere para los colombianos la seguridad en el transporte.