12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Algo más sobre la Licorera

2 de septiembre de 2010
2 de septiembre de 2010

Sobre todo en renglones contables, financieros, perdidas de mercado y de utilidades–que dejaron filtrar y ratificaron los sonados organismos de control como la contraloría y fiscalía  antes y después de las sesiones de la Asamblea de Caldas, y la situación dada a conocer por la auditora Nexia internacional, y la alerta roja de la Corporación Cívica, entre otros de niveles menos penetrantes en la opinión pública, alrededor de la situación de la empresa-, unidos a los reiterados llamados al gobernador para que fijara su posición frente al panorama sombrío que la envolvía.

Esta resaca de preocupación más ciudadana que de otro carácter, porque la Industria Licorera de Caldas es un ícono nacional e internacional que afecta e impacta, o promueve  y ensancha la imagen total de nuestro departamento en todos los momentos de su existencia; porque esta sigla I.L.C es un pasaporte representativo y delegatario de Caldas en muchísimas partes, que por derecho propio tiene que ser  digno, positivo, productivo, soporte de las grandes iniciativas empresariales, del deporte y la educación, industrial y tecnológica; defensora frontal del medio ambiente y apoyo mayúsculo a todo lo social y humano de esta breña colombiana (de una estirpe del carriel, la ruana y el sombrero; la mula, el buey y el cable y los caballos; raza montañera, desprevenida y buena; del aguardiente amarillo de Manzanares, del Cristal y el Ron Viejo pero siempre nuevo; de un mundo universitario, cafetero, en fin de una breña que educa, enseña y aprende siempre y es innovadora).

De ahí entonces que el reverzaso público de la empresa auditora, Nexia Internacional al indicar que “no hay pérdidas en lo referente a las maquilas, sino utilidades; que las caída en las venta de licores no es tan grande, sino que está acorde con los comportamientos de los mercados y que hay plena justificación de los créditos irrigados por la empresa”, compromete su probidad y su ética profesional como entidad auditora que debe estar regida por la seriedad de sus análisis y no enlodar y comprometer la credibilidad de la Licorera de Caldas y hasta manchar la dignidad de los directivos, incluyendo a su gerente Carlos Arturo Fehó Moncada y al presidente de la junta, el señor Mario  Aristizábal Muñoz, gobernador de Caldas. Nexia, resultó ser una entidad Necia.

Después de tantas inquietudes, vaivenes, lágrimas y sonrisas, desvelos que nos hicieron cambiar el aguardientico por el tinto; de soportar una larga espera del señor Fiscal General de la Nación que dejo entrever la posibilidad de una ácida y fuerte decisión de condena; de soportar desde luego los sesudos análisis de la famosa Corporación Cívica de Caldas (que sabe escandalizar mucho); de dar casi por sentado que los órganos de control iban a emitir pronunciamientos de orden penal, administrativos y fiscales( los famosos hallazgos que tanto asustan), llegamos a la feliz conclusión que ya nos pasó el guayabo. Ahora si todos a beber de la dicha.