6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sin informarle a la Contraloría, Licorera archivó investigación por robo de 2.104 unidades de Ron

1 de agosto de 2010
1 de agosto de 2010

Tomó la decisión luego de que la "archivó la investigación para dar con los responsables del extravío de 2.104 unidades de ron tetra de 1.000 mililitros, sin avisarle al ente de control".

La información de El Tiempo dice:

La Contraloría General de Caldas abrirá un proceso de responsabilidad fiscal en contra de la Industria Licorera de Caldas por el presunto robo de 2.104 unidades de Ron Viejo de Caldas, hecho que sucedió el 18 de diciembre de 2008, dentro de la destilería, y que fue denunciado por este medio el 31 de mayo del año pasado.

Las unidades de ron extraviadas eran Tetra Brick (caja de cartón), de 1.000 mililitros. Inicialmente, la destilería detectó que el faltante era de 50 cajas, 600 unidades, pero como consta en una información que ésta le envió recientemente al ente de control, el licor perdido, en total, son 175 cajas y cuatro unidades sueltas. En el mercado esta cantidad tiene un valor cercano a los 50 millones de pesos.

Cuando este medio investigó el hecho, el gerente administrativo de la destilería, Álvaro Montoya Salazar, se encontraba encargado de la gerencia general por la ausencia temporal del titular, Carlos Arturo Fehó Moncada. Montoya afirmó que tras ser detectado el faltante, el departamento de logística y la líder de la certificación Basc, de seguridad, de la empresa revisaron las grabaciones de las cámaras de video con las que se vigila la bodega, pero no se sabe aún que sucedió.

El 4 de junio del año pasado, la Contraloría hizo un primer requerimiento sobre el asunto a la Oficina de Control Interno Disciplinario de la ILC, que le respondió: "Actualmente la Oficina se encuentra adelantando los trámites de su competencia, una vez culmine dicho proceso se informará a ese ente de control la decisión tomada (sic)".

Pasaron dos meses y la mencionada oficina no informó la decisión, ante lo cual, el 12 de agosto, la Contraloría nuevamente solicitó información. Quince días después, le respondieron que "se ordenó abrir indagación preliminar en contra de indeterminados con el fin de esclarecer presunta pérdida detectada en el inventario de finales de 2008, de 50 cajas de Ron Tetra de 1.000 ml (…) También se ordenó el recaudo de pruebas documentales y testimoniales, por lo tanto hasta el momento no han permitido individualizar a los presuntos responsables de este faltante (sic)".

La ILC no volvió a informar nada del tema y la Contraloría incluyó la denuncia en el proceso de auditoria de la vigencia 2010 en la destilería, en la cual se descubrió que la destilería archivó la investigación sin haberle notificado a la entidad.

La razón de la Licorera para archivar la investigación es que "no teniendo certeza sobre la ocurrencia de los hechos y ante la imposibilidad de individualizar e identificar plenamente al presunto autor o autores, forzoso sería archivar las presentes diligencias preliminares".

A raíz de la actuación de la destilería y su confirmación de la existencia del faltante, la Contraloría radicó nuevamente la queja con el número EI-2482, que fue analizada el 13 de este mes en el Comité de Evaluación de Peticiones y Quejas, que determinó iniciar las gestiones respectivas en el proceso de Responsabilidad Fiscal.

A través del jefe de prensa de la ILC, Gustavo Acosta Cadavid, el Gerente de ésta informó que no se iba a pronunciar con respecto a este tema y que lo deja en manos de los entes de control.