6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ex novia del capellán

24 de agosto de 2010
24 de agosto de 2010

Y esa otra no es otra que la otra compañera sentimental de quien, a los 73 años tiene todavía los arrestos de un muchacho y practica -según ella- una peligrosa promiscuidad.

Con lágrimas en los ojos, Noelia enseñó a Sirirí lo que podría ser su prueba reina de esta pecaminosa relación: una gran foto de estudio en que aparece con su pareja en indiscutible pose de enamorados, felices y dichosos. Un grueso portarretratos de fina madera enmarca esta fotografía que adorna la sala del apartamento en el que vive con sus dos hijas.

Víctima de una pasada decepción amorosa, Noelia recurrió a Dios en la persona de uno de sus ministros aquí en la tierra, el capellán de marras. Con caridad cristiana el clérigo fue inicialmente su confesor y su consejero. Pero del confesionario pasaron a las cafeterías y de las hostias al pandeyuca. Medias nueves y entredías por el vecindario de la capilla fueron el comienzo del amorío e incluso una accidentada invitación a comer empanaditas al Obelisco una tarde al entrar la noche signaron fatalmente este romance. La pareja iba por el Hotel Intercontinental cuando apareció una mujer enfurecida que recriminó al cura por su infidelidad e increpó a Noelia duramente rasgándole incluso las vestiduras.

El capellán justificó tal incidente explicando a Noelia que se trataba de una persona que vivía con él desde hacia varios años en su casa de San Cayetano pero que entre ellos no había nada: simplemente la mantenía a ella y a sus hijos y por tal motivo esta persona se creía con derechos sobre él.

Sin embargo, Noelia no renunció a su noviazgo con el capellán que la seguía colmando de bendiciones y absoluciones, de detalles pecuniarios y de poesías pasionales, con encuentros furtivos en la vivienda de su amada, estancia a la que le había invertido la mitad de su valor, haciéndose codueño de la misma.

Pero llegó un momento en que Noelia no pudo soportar más esta presión. Víctima de una ansiedad severa recurrió al psiquiatra Harold Bedoya y a la doctora Soto de Comfenalco quienes la han venido tratando desde hace varios meses.

Hoy la relación está rota pese a las llamadas del capellán. “Él sólo quiere sexo”, dice con voz entrecortada esta desesperada mujer quien acusa además al cura de prácticas sexuales non sanctas.

Sirirí se comunicó telefónicamente con el capellán el cual inicialmente expresó que no conocía a Noelia. Empero y frente a las preguntas del pajarraco se limitó a contestar que allá ella con su conciencia y que todo lo dejaba en manos de Dios y de la justicia divina.

En un principio esta víctima de la infidelidad del presbítero quiso mantener en reserva su historia, lavando la ropa sucia en casa, pero como en la curia nadie le paró bolas expresa que ahora, cuando ya hay un nuevo Arzobispo coadjutor “ha llegado el momento de que se conozca un episodio más de lo que está sucediendo en el clero caleño y que no se puede seguir tapando y tapando”.

El sacerdote Rodrigo de Jesús Carvajal Vargas, capellán de la muy tradicional e histórica Capilla de La Merced, en donde se casan centenares de parejas al año y a las que les imparte la bendición, les habla de la fidelidad en nombre de Jesucristo y les recuerda la comprometedora sentencia que reza “hasta que la muerte los separe”, tiene la palabra.