9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Papá del Bolívar Cóndor

14 de agosto de 2010
14 de agosto de 2010

Un día escuchó la súplica de sus padres, don José Dolores y doña Virginia, y se matriculó en el seminario de Yarumal, donde comprobó rápidamente que su futuro no estaba  entre párrocos, obispos, cardenales, púlpitos, sermones, cirios, limosnas, diezmos, confesionarios, penitencias y procesiones sino en las bellas artes, en las que se labró su propio nicho a golpes de martillo y cincel sobre piedras y bronces que fue moldeando con mágica inspiración.

bolivar condorEl artista, que vivió entre 1919 y 1995, hizo la primaria en Medellín como ayudante de tres grandes de la plástica antioqueña: Ramón Elías Betancur, Bernardo Vieco y Pedro Nel Gómez, y alternó el aprendizaje como docente en el Liceo de la Universidad de Antioquia y el Instituto Pascual Bravo. También se preparó en las escuelas de Bellas Artes de Medellín y Bogotá.

Así como la pintora Débora Arango, defensora de los desnudos femeninos,  afrontó problemas con el clero y la sociedad pacata de su época, el ex seminarista paisa, que tuvo tres matrimonios y cinco hijos,  debió vérselas con la Iglesia, según cuenta su biógrafo Néstor Armando Alzate: “En 1944, durante la Exposición Industrial en Medellín, exhibió su “Eva desnuda”. La clerecía lo anatematizó; la clase política le retiró sus afectos; la económica le canceló los créditos y los patrones le quitaron su empleo”… “Entonces, se echó al hombro su orgullo herido, lo único que le quedaba, y se embarcó para Méjico, en donde estudió en la Academia San Carlos y en la Escuela Libre de Arte La Esmeralda. Fue ayudante de escenografía; obrero del escultor yucateco Rómulo Rozo y ofició, además, como maestro rural, reportero, corresponsal y columnista de diarios y revistas, fotógrafo y profesor de arquitectura, dibujo y escultura de la Universidad Obrera”.

En territorio azteca dejó obras monumentales como ‘La enfermedad y la salud’, ‘El Prometeo’, de siete bolivar condormetros de altura; ‘Cuauhtemoc’, de 18 metros, y el conjunto escultórico de la Batalla del 5 de mayo, de 36 metros de alto, así como las cabezas enormes de los héroes de la independencia: Hidalgo, Morelos, Juárez y Zapata. (Nótese la dimensión de sus esculturas para un hombre de tan baja estatura).

El Maestro Arenas está en todo el territorio nacional a través de sus obras monumentales: El Bolívar desnudo, de Pereira, en 1962; el Bolívar Cóndor, de Manizales, en 1990; el general José María Córdova, de Rionegro; el Hombre creador y el Cristo Prometeo, de la Universidad de Antioquia; la Gaitana, de Neiva; las Bananeras, de Ciénaga, Magdalena; el Monumento a la Raza, de 38 metros de altura, en La Alpujarra, sede de los gobiernos antiqueños; el beatle John Lenon y la Creación, entre muchas otras.      

En “Escritores y Autores de Antioquia”, aparecen registrados tres libros de Don Rodrigo: “Crónicas de la errancia, del amor y de la muerte”; “Arenas Betancur, un realista más allá del tiempo” y “Los pasos del condenado”, publicados entre 1972 y 1988. En su relato final describió su dramático secuestro de 80 días en poder de las “Farc”, entre 1987 y 1988.

Según el crítico  Conrado González Mejía, aunque Arenas no hubiera escrito ningún libro, bastarían unas pocas de sus esculturas monumentales para hacer perenne su nombre en el continente. Muchas han surgido de su cincel para exornar parques, plazas y avenidas de Méjico y Colombia.

La apostilla: En Pereira creen que Arenas Betancur concibió su famosísimo Bolívar Desnudo para que hiciera juego con la Catedral de La Pobreza y… Dos Quebradas.