8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una crisis anunciada

23 de julio de 2010
23 de julio de 2010

Asimismo, acaparó la atención que el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó a las Fuerzas Armadas de su país que estén en “alerta máxima” en la frontera.

“Estaremos alerta porque (Alvaro) Uribe es un enfermo lleno de odio”, agregó, considerando que Uribe “se va caminando al basurero de la historia”.

El Gobierno de Colombia, por su parte, descartó que se vayan a movilizar tropas hacia la frontera con Venezuela. “Por parte de Colombia jamás, nunca habrá movimiento de tropas. De parte de Colombia siempre habrá fraternidad”, dijo el secretario de prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez.

Colombia solicitó este jueves a la OEA una comisión internacional que corrobore que en Venezuela hay presencia activa de guerrilleros colombianos, una denuncia que llevó a Chávez a anunciar la ruptura de relaciones con Bogotá.

Durante una presentación de dos horas, que abundó en imágenes satelitales, vídeos, fotos y coordenadas geográficas, el representante colombiano en la OEA, Luis Hoyos, afirmó que en Venezuela operan 1,500 guerrilleros colombianos en más de 80 campamentos.

En respuesta a esta denuncia, formulada durante una reunión extraordinaria de la OEA en su sede en Washington, Chávez anunció en Caracas que rompía relaciones con Colombia.

Colombia, la semana pasada denunció que en Venezuela se encuentran varios jefes de las guerrillas de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El representante de Colombia fustigó ante la OEA la “presencia consolidada, activa y creciente de estas bandas del terrorismo” en Venezuela.

Hoyos, quien por momentos tuvo la voz quebrada cuando mostraba imágenes de víctimas de los grupos rebeldes, pidió la conformación de una comisión internacional integrada por países de la OEA, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organizaciones civiles y la prensa para verificar en territorio venezolano la presencia de la guerrilla.

INSULZA: “NO SE PUEDE HACER NADA”

Pero una comisión así tiene muy pocas posibilidades de concretarse porque mientras “no se cuente con el asentimiento” de Venezuela, “no se puede hacer nada”, advirtió el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Insulza dijo que la OEA es “multilateral” y no “supranacional”, por lo que para que se organice esa comisión se necesita “la voluntad de los dos países”, tanto de Colombia como de Venezuela.

El representante venezolano ante la OEA, Roy Chaderton, se apresuró a negar la posibilidad de crear una comisión y rechazó las denuncias de Colombia calificándolas de “circo mediático” y de “mentiras”.

Se sentaría “un precedente muy curioso” si la OEA conforma una comisión que se inmiscuya en “los problemas de orden interno” de los países, dijo Chaderton.

El diplomático advirtió que con esta denuncia se podría estar sentando las bases para “una operación militar en territorio venezolano”.

Chaderton afirmó que con la sesión extraordinaria de este jueves “se le ha hecho un inmenso daño a la OEA”, y dijo que hubo países que intentaron posponer la reunión para tratar de buscar un acercamiento entre los gobiernos.

CANCILLER ECUATORIANO DUDA DE DENUNCIAS

De hecho, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, que puso en duda la veracidad de las denuncias colombianas, responsabilizó a Insulza por la ruptura de relaciones entre Caracas y Bogotá por no haber aceptado su propuesta de posponer la instancia.

“A mí sí me preocupa un poco la denuncia del Gobierno de Colombia porque ya tenemos muchas denuncias falsas”, dijo Patiño en rueda de prensa en Quito, al tiempo que vetó a Insulza como eventual mediador en el proceso de normalización de las relaciones entre Quito y Bogotá.

A pesar de que Hoyos había señalado que Bogotá convocó la sesión para hacer un llamado a “acciones inmediatas” de Venezuela contra la guerrilla, y no proferir “insultos”, fustigó a gobernantes “con ínfulas de dictadores” que “lo que hacen para ocultar la realidad es gritar”, en referencia a Chávez.

CHÁVEZ INVOCA A UNASUR

“Lo anuncio con una lágrima en el corazón: Venezuela rompe a partir de este momento todas las relaciones con el Gobierno de Colombia”, anunció el mandatario en una declaración a periodistas en el palacio de Miraflores.

El Gobierno de Venezuela pidió a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que convoque “de emergencia” a una reunión de los cancilleres del bloque con el objetivo de “denunciar las graves agresiones del Gobierno de Colombia”.

Chávez estaba acompañado del ex futbolista argentino Diego Armando Maradona, de visita en Venezuela. Según Chávez, es una decisión adoptada “por dignidad” ante las acusaciones del Gobierno colombiano. Subrayó que su gobierno “persigue y hostiga” a la guerrilla y aseguró que “si hubiera algún campamento guerrillero colombiano (en territorio venezolano) sería sin autorización” de su Ejecutivo.

CULPA AL PRESIDENTE COLOMBIANO

Sin embargo, Chávez en sus declaraciones ayer culpó al presidente saliente Álvaro Uribe de la crisis y afirmó que éste es capaz de provocar un enfrentamiento armado entre los dos países antes del fin de su mandato, a principios de agosto.

Chávez confió en que el mandatario electo, Juan Manuel Santos, “tome cartas racionales en el asunto porque hay una locura desatada en el Palacio Nariño”, sede de la presidencia colombiana.

“Uribe es capaz de mandar a montar un campamento simulado del lado venezolano para atacarlo y causar una guerra (…) A una guerra con Colombia habría que ir llorando, pero habría que ir”, advirtió Chávez.

Desde México, Santos evitó pronunciarse sobre la ruptura de relaciones. “Sobre la relación con Venezuela, hemos decidido que nuestra mejor contribución es no pronunciarnos, porque el presidente Álvaro Uribe es todavía presidente en funciones hasta el 7 de agosto”, declaró.

El Gobierno de Chávez dio tres días a los diplomáticos colombianos para que abandonen el país, según informó el canciller venezolano Nicolás Maduro. Fuentes diplomáticas venezolanas explicaron que “las relaciones consulares por ahora se mantienen”.

RECHAZO DE OPOSICIÓN VENEZOLANA

Mientras tanto, sectores opositores venezolanos rechazaron ayer la ruptura de las relaciones con Colombia, anunciada por el presidente Chávez, al tiempo que líderes empresariales pidieron manejar con “ponderación” la crisis bilateral.

Asimismo, cuatro organizaciones de venezolanos en Estados Unidos repudiaron también la ruptura de las relaciones diplomáticas con Colombia y consideraron que con esta medida el Gobierno de Venezuela queda ante el mundo “como uno que respalda” a guerrilleros.

El dirigente y fundador del opositor partido Primero Justicia (PJ-liberal), Julio Borges, dijo:

“Chávez tiene una mentalidad militar. Siempre necesita un enemigo y si no lo tiene, lo inventa. Éste es un Gobierno que siempre piensa en la ruptura, en el choque”.

Ésta es la primera vez que Chávez rompe relaciones con Colombia desde que llegó al poder en 1999, pese a que los nexos entre ambos países siempre han estado marcados por los altibajos.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) sostuvo que con esta decisión Chávez “demuestra que es un Gobierno terrorista que sí apoya al narcotráfico y a estos grupos delincuentes”.

MARADONA FUERA DEL LUGAR

“El pueblo colombiano no tiene la culpa”, dijo el actual seleccionador de Argentina, Diego Armando Maradona, quien estaba de visita en el palacio de Miraflores y que se encontraba al lado de Chávez cuando éste hizo el anuncio de la ruptura.

El seleccionador de la albiceleste, quien aseguró ir “a muerte” con Chávez, preguntó al mandatario si el presidente electo colombiano, Juan Manuel Santos, seguirá el mismo camino de Uribe.

“Presidente (Chávez), Santos no es del camino de Uribe? (…) Porque yo lo quiero saber también”, preguntó el argentino, que mereció los elogios de Chávez por su carácter “periodístico”. Chávez le respondió que, a pesar de un “historial conflictivo” con el que fuera ministro de Defensa de Uribe, él confía que Santos adopte una opción más constructiva hacia Venezuela.

El futbolista expresó que era “un orgullo” para él poder estar a su lado porque “luchó por la gente, luchó por su país y por sus ideales”. “Estoy con él a muerte, permanentemente escuchándolo cómo defiende todas sus posturas. Me parece fantástico”, señaló Maradona.

“Te admiramos todos nosotros, los hijos, las hijas de este pueblo desde siempre”, le respondió Chávez.