13 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pliego de cargos para una senadora

14 de julio de 2010
14 de julio de 2010

La señora Arbeláez le entregó a la firma Systems & Technologie Systech Ltda. de Medellín casi $1800 millones de la gobernación para que construyera el teleférico, sin hacer licitación pública como lo manda la ley, suscribiendo un contrato de investigación y adaptación tecnológica, cuando el objeto real correspondía a un contrato de consultoría, en su primera fase, y de obra civil en su segunda.

Es decir, la señora Arbeláez, para eludir la ley, contrató a la firma paisa para que investigara las nuevas tecnologías de teleféricos (los inventara) y estos hicieron un remedo de obra civil, y recibieron la millonaria y jugosa bolsa que, seguramente, compartieron con alguien. La Procuraduría, en su pliego de cargos contra la senadora, presume que ella violó los principios de economía, transparencia y responsabilidad que exige la ley 80 de 1993, estatuto de contratación, y señala tales violaciones como una falta gravísima. La Procuraduría califica las faltas disciplinarias como leve, grave y gravísima. Y en el caso de la honorable senadora Arbeláez la conceptúa como gravísima, luego de denuncias hechas en esta misma columna de opinión e impetradas ante el organismo de control por el ex viceministro Rommel Hurtado.

Lo cierto es que esa plata, esos $1800 millones están perdidos. Aunque algunos colegas periodistas insistan en mentirle a la opinión pública diciendo que el teleférico está funcionando en perfectas condiciones, la Procuraduría ratifica el informe del Civigep, que conceptúa que la obra está completamente inconclusa y deteriorada y presenta un eventual peligro para la vida de las personas que pudieran hacer uso de este vehículo por cable. Además hay evidentes inconsistencias en el talud que sostiene el cable, es decir, parte de ese ‘morrito’ donde se clavaron los parales que sostiene el acero, se puede derrumbar. Hoy, aún, las dos cabinas cuelgan al desgaire como globos que, seguramente, por el gravísimo deterioro del cable, podrían picar hacia el vacío en una de estas tardes de tormenta en el Quindío.

La Procuraduría ya escuchó en versión libre a la senadora Arbeláez y dijo que sus argumentos no son de recibo, toda vez que el proyecto a realizar de tan alta envergadura exigía por parte de la administración un estudio minucioso que determinara la viabilidad de la obra, su impacto económico y social, la apertura de una licitación pública, contratos de consultoría y obras civiles, y no uno de investigación de nuevas tecnologías, que se hizo para eludir la ley 80 de 1993. Un pueblo completo, el de Buenavista, engañado, pues muchas personas invirtieron sus ahorros y adquirieron créditos para poner negocios, con miras a aprovechar los beneficios que traería el teleférico. Un sector turístico regional traicionado, pues los empresarios quedaron con la ilusión de un atractivo más para el Quindío. Unos fondos públicos, nuestros impuestos, arrasados por las garras de la corrupción y la politiquería.

La Procuraduría vinculó también a la investigación a Luis Ernesto Gil Cardozo ex secretario de Infraestructura de la gobernación e interventor del contrato, y a la ex directora del departamento jurídico de la gobernación Liliana Patricia García Forero, quien avaló la etapa contractual del mismo, cuyas conductas las califica como faltas gravísimas. Confiamos en la Procuraduría, para que resarza el daño que la honorable senadora Arbeláez le hizo al Quindío.Crónica del Quindío.